Omega 3 psoriasis lupus crohn

Omega 3 y sus beneficios en la enfermedades autoinmunes

Tan sólo 8 min de lectura para tener las cosas más claras 😉

A veces el cuerpo humano se comporta de una manera incorrecta, atacando sus propios tejidos. Estos procesos autoinmunes pueden ser controlados incluyendo una dieta y suplementación ricas en Omega-3 al estilo de vida cotidiano.

Es impresionante la cantidad de procesos que se realizan en el cuerpo humano día a día.

Todos estos son importantes ya que la vida y el bienestar del organismo humano dependen de ellos.

Sin embargo, estos procesos se ven afectados muchas veces por agentes externos, ya sean bacterias, virus o elementos tóxicos de origen natural o artificial.

Por este motivo, el cuerpo humano posee un sistema capaz de defender todos aquellos procesos necesarios del posible daño ocasionado por los agentes ya mencionados. Se trata del sistema inmunitario.

Este sistema se encuentra extendido por todo el cuerpo humano, constituyendo una gran red de órganos como el bazo y ganglios linfáticos, y elementos celulares como son los neutrófilos, macrófagos, entre otros.

Todas estas estructuras mantienen una complicada comunicación entre sí la cual utilizan para encargarse de las situaciones posiblemente peligrosas para la salud del individuo.

Sin embargo, a veces, el cuerpo humano procesa distintamente la información recibida por las diferentes estructuras que lo componen, reaccionando de manera exagerada o incorrecta, perjudicándose a sí mismo.

Estas son las llamadas enfermedades autoinmunes, las cuales se convierten en una pesadilla para ciertas personas.

Aunque patologías como la artritis reumatoide, la Diabetes mellitus tipo 1, el lupus eritematoso sistémico (LES), la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, la psoriasis, entre otras han sido inmensamente investigadas, aún son consideradas como un misterio médico ya que en muchas oportunidades no se explica por qué el cuerpo humano se ataca a sí mismo de esa manera.

Médicos y expertos en la materia se han tomado la tarea de investigar a fondo este tema, descubriendo en numerosas ocasiones la estrecha relación de las mismas con la nutrición.

Es importante obtener todos los nutrientes necesarios y de la mejor manera para que estas defensas se encarguen de quien verdaderamente necesitan encargarse.

Un elemento estudiado y muy importante para realizar estas funciones de manera óptima es el ácido graso Omega-3, el cual está presente en muchos aceites naturales y se ha asociado al sistema de defensa del organismo humano.

Aquí se presenta una lista con sus beneficios para prevenir y tratar ciertas enfermedades autoinmunes que afectan al ser humano actual.

1. El Omega-3 reduce el riesgo de padecer enfermedad de Crohn.

Hoy día es bien sabido que la flora bacteriana que reside en los intestinos tiene un rol muy importante en la inmunopatogenia de la enfermedad inflamatoria intestinal.

Recientemente, ha habido un incremento en el interés de las terapias nutricionales para resolver este tipo de patologías.

Los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 han sido asociados a la regulación de la respuesta inflamatoria, aliviando síntomas gastrointestinales (Yamamoto et al, 2017; Scaioli et al, 2017 y Limketkai et al, 2018). (1)(2)(3)

Un gran estudio publicado en el año 2014 se llevó a cabo para demostrar la relación positiva del Omega-3 con la enfermedad de Crohn. (4)

Para ello, se reclutó un total de 229.702 individuos inicialmente saludables sin la enfermedad, los cuales tenían de 20 a 74 años de edad.

Los participantes vivían en 9 regiones de Europa y fueron reclutados desde 1991 hasta 1998, para ser finalmente seleccionados, habiendo excluido algunos, en el 2004, manteniendo un estricto control de la cantidad de ácidos grasos ingeridos en su dieta además de ciertos parámetros.

Los encargados del estudio concluyeron que hubo una asociación estadística significantemente inversa entre la incidencia de la enfermedad de Crohn y la ingesta de ácidos grasos poliinsaturados Omega-3.

La mayor ingesta de DHA fue asociada a una reducción de hasta el 94% en las probabilidades de desarrollar la enfermedad, demostrando lo beneficioso de la ingesta a largo plazo de estos ácidos grasos.

2. La suplementación con Omega-3 podría tener un importante rol en la disminución del riesgo asociado a la Diabetes mellitus tipo 1.

Científicos finlandeses decidieron realizar un estudio en el 2017 donde relacionaron los niveles de ácidos grasos en infantes con el riesgo asociado a la autoinmunidad en la DM tipo 1, evidenciando resultados positivos. (5)

El estudio concluyó en que la ingesta de ácidos grasos derivados de aceites de pescado y leche materna tiene un carácter protector contra la aparición de la DM tipo 1.

El consumo de ácidos grasos Omega-3 también ha sido relacionado con la mejoría de los síntomas de la neuropatía en la DM tipo 1.

40 pacientes diagnosticados con DM tipo 1 y con evidencia de neuropatía diabética fueron reclutados para someterse a la ingesta diaria de 750 mg de EPA, 560 mg de DPA y 1.020 mg de DHA por 1 año. (6)

Al finalizar el estudio, se observó una reducción en la progresión de esta complicación, evidenciando la prevención de un mayor declive en fibras sensoriales pequeñas y grandes, así como en su funcionalidad.

3. Ácidos grasos Omega-3 y sus efectos en la artritis reumatoide.

Ya desde hace muchos años se cree que los factores y patrones nutricionales pueden estar implicados en el riesgo de desarrollar artritis reumatoide.

Trabajos como el de Philippou et al en el 2018 (7) expresan que una dieta hipercalórica, alta en grasas saturadas, con un desbalance en los niveles ingeridos de ácidos grasos Omega-3 y 6, alta en carbohidratos y azúcares refinados, y baja en fibra y antioxidantes podría incrementar el riesgo de artritis reumatoide.

En el 2016 científicos iraníes publicaron en el “Global Journal of Health Science” un estudio controlado, aleatorio y doble-ciego donde se evidenciaban los efectos que tenía la administración de ácidos grasos Omega-3 en pacientes con artritis reumatoide activa. (8)

Se observaron importantes mejorías globales en los pacientes sometidos al estudio, concluyendo que la suplementación diaria con Omega-3 tiene una significativa relevancia clínica.

Resultados similares se evidenciaron en el estudio llevado a cabo por Lourdudoss et al en el año 2017. (9)

4. El Omega-3 y sus avances con el lupus eritematoso sistémico.

Debido a los múltiples estudios realizados que demuestran el impacto positivo que tienen los ácidos grasos Omega-3 en las concentraciones de PCR y otros mediadores pro-inflamatorios, se ha considerado el uso de este elemento en el tratamiento adicional de este tipo de enfermedades autoinmunes.

Revisiones como la de Borges et al reúnen toda esta información. (10)

En el año 2017, expertos brasileños realizaron un estudio clínico en 49 mujeres con LES, las cuales fueron divididas en 2 grupos. (11)

Las de un grupo fueron sometidas a dosis diarias de 1080 mg de EPA y 200 mg de DHA, mientras que a las del grupo control se les administró un placebo.

El estudio duró 12 semanas, evidenciando mejorías en los niveles de PCR, colesterol total y LDL.

5. Suplementación con Omega-3 y sus posibles beneficios en la psoriasis.

Múltiples estudios clínicos aleatorios se han realizado, evidenciando la eficacia de la acción de los ácidos grasos Omega-3 en la psoriasis.

El consumo de esta suplementación ha sido asociado a mejorías en la sintomatología de esta enfermedad.

Sin embargo, los resultados son aún inconclusos y revisiones como la de Upala et al recomiendan desarrollar más investigaciones en el futuro. (12)

Dosis recomendadas basadas en ciencia.

DemografíaMuestraMarco de tiempoResultadosDosisReferencia
Individuos inicialmente saludables sin enfermedad de Crohn, de 20 a 74 años de edad229.702 individuos13 añosReducción de las probabilidades de desarrollar la enfermedad130 mg de DHA y 70 mg de EPA al día

4

Pacientes con DM tipo 1 y con evidencia de neuropatía diabética40 pacientes1 añoReducción en la progresión de la patología, evidenciando la prevención de un mayor declive en fibras sensoriales pequeñas y grandes, así como en su funcionalidad750 mg de EPA, 560 mg de DPA y 1.020 mg de DHA al día

6

Pacientes con artritis reumatoide activa60 pacientes12 semanasSignificativas mejorías globales en los pacientes1,8 g de EPA y 2,1 g de DHA al día

8

Mujeres con LES49 mujeres12 semanasMejoría en los niveles de PCR, colesterol total y LDL1080 mg de EPA y 200 mg de DHA al día

11

 

No podemos estar más de acuerdo que el ser humano actual necesita incluir regularmente en su nutrición al Omega-3, ya sea a través de la dieta o de suplementación.

Es importante también recomendar no superar la dosis máxima de 5 g al día, mencionada en gran parte de la bibliografía que existe actualmente, haciendo énfasis al mismo tiempo en que los estudios que decidan utilizar dosis de Omega-3 superiores necesitan de apoyo profesional a todo momento para evitar posibles complicaciones.

En vibefarma te ofrecemos las mejores opciones, tanto en formato líquido como en cápsulas y con la garantía IFOS. El Certificado de los Omega 3 de más alta calidad.

Desde: 27.00 
Desde: 49.00 
Desde: 49.00 

¿Qué te ha parecido el post? ¿Te ha gustado?  Te agradecería inmensamente que lo valoraras.

Omega 3 y sus beneficios en la enfermedades autoinmunes
5 (100%) 1 voto[s]

.

Si quieres revisar el Índice Completo de esta guía aquí tienes el enlace.

Guía Completa Omega 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

{"cart_token":"","hash":"","cart_data":""}