El Omega 3 y sus increíbles beneficios para la vista
Omega 3 beneficios vista

Omega 3 y sus beneficios para la vista

Tan sólo 6 min de lectura para tener las cosas más claras

Ya sea promoviendo el riego sanguíneo en la retina o protegiendo al nervio óptico, los ácidos grasos Omega 3 son capaces de proporcionarle excelentes beneficios a la salud de la vista.

De todos los sentidos, la vista puede ser uno de los más indispensables.

Con ella podemos observar lo que sucede a nuestro alrededor y percatarnos de los cambios que pasan en nuestras vidas.

Sin embargo, los ojos y sus anexos, principales estructuras que componen este sentido, se ven asociados muy frecuentemente a comorbilidades como son la Diabetes mellitus tipo 2 y la hipertensión arterial, que al final pueden afectar su condición clínica.

Dicho esto, se han realizado extensos estudios clínicos para saber cuáles son los mejores métodos para prevenir y/o tratar estas posibles patologías de manera satisfactoria.

A parte de tratar las comorbilidades o llevar a cabo procedimientos quirúrgicos no aptos para todos los casos, todo indica que el mantener una buena salud del ojo es lo necesario.

La nutrición diaria entra dentro de estas recomendaciones, existiendo alimentos, productos, hierbas y suplementos capaces de hacer lo anterior expuesto y mucho más.

Los ácidos grasos Omega-3 han sido un fuerte contendiente desde hace muchos años, demostrando su importancia y efectos beneficiosos en la conservación óptima del ojo y sus anexos.

Aquí se presenta una lista con algunos de los beneficios que conlleva la inclusión del ácido graso Omega-3 a la dieta diaria del ser humano actual.

1. El Omega-3 es capaz de prevenir la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

La DMAE es conocida como una de las principales causas de ceguera irreversible en el adulto y recientemente, en busca de su prevención, se ha asociado al consumo de valiosos nutrientes que puedan tener un efecto antioxidante y protector sobre las células de esta zona.

Todo indica a que tener una saludable dieta en general es la mejor estrategia para reducir el riesgo de desarrollar esta patología.

Además de asociar hábitos como el tabaquismo a un mayor riesgo de padecer la DMAE, los científicos relacionaron el aumento en la ingesta de ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 a un descenso en el riesgo de desarrollarla.

Otros elementos como el zinc, los β-carotenos y las vitaminas A, C y E también fueron asociados a esta reducción en el riesgo (Seddon et al, 2001; Ho et al, 2011; Merle et al, 2013; Chew et al, 2013; Merle et al, 2014; Zampatti et al, 2014 y McCusker et al, 2016).

2. Prevención de las cataratas con la suplementación a base de Omega-3.

Los números de personas afectadas por las cataratas a nivel mundial siguen creciendo cada año debido principalmente al pobre manejo que tienen los afectados sobre el metabolismo de los carbohidratos.

Por esta razón, ciertas medidas preventivas son necesarias, especialmente en ciertas zonas donde la disponibilidad de cirugías para corregir esta patología es insuficiente.

La literatura existente sugiere que el riesgo de desarrollar cataratas puede ser disminuido a través de una dieta alta en ciertos elementos como los ácidos grasos Omega-3.

Numerosas revisiones y estudios han demostrado lo anterior (Townend et al, 2007; Weikel et al, 2013 y Chang et al, 2014).

[thrive_leads id=’20025′]

3. Los ácidos grasos Omega-3 son capaces de mejorar la blefaritis y la disfunción de las glándulas de Meibomio (DMB).

Estas patologías del párpado son producidas por la obstrucción de ciertas glándulas productoras de grasa con su subsiguiente infección e inflamación.

Hay evidencia bibliográfica la cual indica que el incremento de los ácidos grasos Omega-3 en la dieta diaria podría prevenir y mejorar el desarrollo de estas condiciones oculares a través de la regulación en la producción de lágrimas, estabilidad de las glándulas de Meibomio y control de ciertos parámetros bioquímicos (Macsai, 2008 y Malhotra et al, 2015).

4. Mejora del síndrome de ojo seco a través de los ácidos grasos Omega-3.

El síndrome de ojo seco es una compleja condición capaz de reducir el confort y la función visual.

Numerosos estudios han sido realizados en búsqueda de la demostración de que la suplementación con Omega-3 tiene un rol positivo en la mejora de esta patología (Miljanovic et al, 2005; Creuzot et al, 2006 y Aihua et al, 2014).

Un estudio publicado en el “International Journal of Ophthalmology” evaluó el rol de la suplementación dietética con ácidos grasos Omega-3 en 522 pacientes con síndrome de ojo seco, administrando 500 mg del elemento 2 veces al día por 3 meses, además del grupo placebo.

Al finalizar el estudio, la mejoría de los síntomas fue significativa.

Otro estudio realizado por Mohammadpour et al en el año 2017 obtuvo resultados similares.

5. Disminución del riesgo de desarrollo de glaucoma con el Omega-3.

Además de reducir los niveles de glucemia y hacer ejercicio físico regular, la inclusión de la suplementación con Omega-3 está relacionada a una disminución del riesgo de desarrollo de esta patología.

Estudios indican que se puede conseguir la mejoría de la sintomatología, el incremento de la modulación de la microcirculación, la regulación del flujo sanguíneo ocular y el control de la neuropatía óptica solamente siguiendo esta recomendación (Ren et al, 2006; Nguyen et al, 2007 y Pérez de Arcelus et al, 2014).

Dosis recomendadas basadas en ciencia.

DemografíaMuestraMarco de tiempoResultadosDosisReferencia
Adultos de entre 50 y 85 años de edad con riesgo de progresión de DMAE avanzada y depósitos de cristales en ambos ojos o depósitos de cristales en un ojo con DMAE avanzada en el otro ojo4203 pacientes6 añosReducción de la progresión a DMAE avanzada10 mg de luteína + 2 mg de zeaxantina, 350 mg de DHA + 650 mg de EPA, ambas combinaciones o placebo4
Pacientes con blefaritis y obstrucción simple de la glándula de Meibomio38 pacientes1 añoMejoría de los parámetros relacionados a las glándulas de Meibomio2 cápsulas de 1000 mg de Omega-3 cada uno, 3 veces al día11
Pacientes con disfunción moderada de la glándula de Meibomio60 pacientes12 semanasMejoría de los parámetros relacionados a las glándulas de Meibomio1,2 gramos de Omega-3 al día12
Pacientes con síndrome de ojo seco522 pacientes3 mesesMejoría significativa de los síntomas500 mg de Omega-3, 2 veces al día16
Pacientes con síndrome de ojo seco posterior a faco-emulsificación48 pacientes1 mesMejoría significativa de los síntomas1000 mg de Omega-3 cada 8 horas17

No podemos estar más de acuerdo que el ser humano actual necesita incluir regularmente en su nutrición al Omega 3, ya sea a través de la dieta o de suplementación.

Es importante también recomendar no superar la dosis máxima de 5 g al día, mencionada en gran parte de la bibliografía que existe actualmente, haciendo énfasis al mismo tiempo en que los estudios que decidan utilizar dosis de Omega 3 superiores necesitan de apoyo profesional a todo momento para evitar posibles complicaciones.

En vibefarma te ofrecemos las mejores opciones. Omega 3 Certificado IFOS que garantiza la ausencia de metales pesados y tóxicos así como una concentración adecuada para obtener buenos resultados, así como los antioxidantes que contienen los nutrientes para garantizar una salud visual de 10.

Desde: 27.00 
Desde: 49.00 
Desde: 49.00 

Valora el post. Nos es de grandísima ayuda.

.

**Antes de realizar tu comentario recuerda que  NO se responderán consultas de tipo médico. Lo que se ofrecerá es exclusivamente una orientación a dudas relacionadas con la entrada publicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del fichero: VIBE NUTRACEUTICALS, SL . Finalidad: Poder realizar comentarios. Legitimación: consentimiento. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad