Elegir el mejor suplemento

✅ Cómo elegir suplementos que sí funcionan y no malgastar tu dinero

Flecha Debemos ser conscientes de cómo la Industria y el Marketing nos confunde y nos hace gastar dinero en productos de poca calidad y que realmente no funcionan.

Flecha Sólo hay una manera acertada de elegir el mejor suplemento: leer e informarte de los beneficios de fuentes fiables, analizar y valorar las opciones que hay en el mercado y comparar correctamente para encontrar la mejor relación calidad/precio.

Durante los últimos años la popularidad de ciertos suplementos como los ácidos grasos omega-3, los probióticos o la vitamina D3 ha crecido considerablemente y cada vez más los consumidores son conscientes de la carencia que la dieta actual tiene de estos nutrientes y de los beneficios que, su consumo diario, pueden reportar a la salud. 

Por ejemplo, para la mayoría de nosotros, son de sobra conocidos los beneficios de los Omega 3 para la salud cardiovascular, para el cerebro, la vista o durante el embarazo. ¿Quién no ha oído hablar de ellos en alguna ocasión o ha leído algún artículo sobre esto? Apuesto que nadie.

También que una microbiota intestinal equilibrada favorece la absorción de nutrientes y sirve como medida de prevención de enfermedades inflamatorias intestinales como la colitis ulcerosa o que la vitamina D3 contribuye a mantener el funcionamiento normal del sistema inmunológico.

Hago un pequeño inciso. 

Están muy bien todos estos beneficios, pero quiero que sepas, que detrás hay mucho más. Hay un universo de conexiones y sinergias que son necesarias entender para, verdaderamente, encontrarle el sentido al uso de ciertos nutrientes y por qué, algunos de ellos, particularmente, cobran vital importancia para la homeostasis de nuestro cuerpo. Y todo esto, te lo pienso descubrir y explicar con detalle con los artículos de este blog.

Vuelvo. 

FlechaEl engaño de la Industria, el marketing y la infoxicación.

Como no podría ser de otra manera, la Industria ha identificado las inquietudes de los consumidores, muchas veces convertidas en tendencias y modas, y ha inundado el mercado de opciones y opciones que ya anticipo, no todas valen, y será necesario profundizar en las características de estos productos para elegir el adecuado.

Además, entran en juego las campañas de Marketing para meterte hasta en la sopa y hacerte creer que el producto X te va ayudar a mejorar tu salud. 

Fíjate.

Podemos encontrar en cualquier lineal de supermercado alimentos enriquecidos (yogures, mantequillas, leches) con fermentos lácticos, DHA o vitaminas y minerales, por ponerte unos ejemplos. 

También vemos campañas en televisión con personajes célebres diciendo lo bien que les va tomar esto o aquello o muestran explicaciones gráficas que te hacen entender en cierta forma que ese producto es ideal para ti. 

Reclamos que sirven, y soy crítico en este sentido, para encarecer los productos porque “teóricamente” le están agregando más valor y la mayoría de las veces  las cantidades que aporta son insuficientes para obtener los beneficios que uno espera o se limitan a poner las cantidades mínimas con las que la Ley permite indicar el “claim” en cuestión que les interesa.

Teniendo en cuenta que buscamos soluciones para nuestros problemas de salud cuando realmente los identificamos no valen “medias tintas”. 

Siendo más concreto. Con una leche enriquecida con Omega 3 o un “activador de defensas” mañanero (para evitar hablar de marcas) no vas a conseguir aumentar tus niveles de Omega 3 ni fortalecer tu sistema inmunológico.

Nos confunden, nos hacen auténticos juegos de trileros. 

Pero además, existe otro problema. 

¿Cómo se traducen a día de hoy, con internet y las redes sociales, esas tendencias y modas? 

Más búsquedas en internet. Y esas búsquedas provocan, más contenido publicado. 

Una simple consulta en Google nos puede devolver millones de resultados y nos podemos encontrar con todo tipo de artículos; hablando de sus beneficios, otros desmintiendo tales beneficios, como el típico artículo que se publica, cada cierto tiempo, en prensa clásica y digital de periódicos de gran alcance con titular grandilocuente “el engaño o timo de los suplementos de Omega 3” que seguro que has visto/leído alguna vez, por ponerte un ejemplo. 

Y finalmente, otros hablando de sus beneficios pero de manera exagerada, haciéndote pensar que se trata de la típica pastilla milagrosa, que por cierto, siento decirte que no existe.

También opiniones, opiniones para todos los gustos, de los mismos consumidores del producto X que puedes encontrar con las reviews en tiendas como Amazon, bajo la sospecha de haber sido pagadas, en definitiva, una avalancha de información de diferentes fuentes que lo único que hace es confundir.

Toda esta sobrecarga de información lleva a lo que se conoce hoy como infoxicación, que te impide profundizar en los temas que te interesan. 

Lamentablemente lo inmediato supera a lo importante y, particularmente, en los temas que consideramos importantes, como son los relacionados con la salud, debemos reparar y buscar fuentes de información de calidad y fiables, y en base a ellas, crear nuestro propio criterio. 

Vamos, que no hay que hacer, de primeras, caso al primer titular del contenido que muestre el algoritmo de Facebook, Google o la página web “busca visitas” que quieren generar tráfico y ganar dinero con su carrusel de anuncios. 

Está bien leerlo pero hay que ser crítico porque muchas veces se cuentan medias verdades o medias mentiras. No saques conclusiones de una sola lectura. Ni de este, ni de ningún tema.

Por suerte, si estabas buscando información de calidad sobre los suplementos claves para tu salud, has llegado al lugar adecuado. 

Aquí encontrarás información organizada, de fuentes fiables y de calidad. 

Porque aunque mi empresa se dedique a la venta de suplementos alimenticios yo, también soy consumidor y, desde luego, no me gusta que me tomen el pelo. 

Me gustan las cosas claras y lo más transparentes posibles para que de manera objetiva tome decisiones acertadas. 

Flecha Cómo elegir el mejor suplemento para tu salud.

Para llevar a cabo una elección correcta del producto es fundamental seguir el siguiente esquema. Y si, es cierto que te puede llevar un tiempo, pero merecerá la pena. Seguiremos, como se conoce en el marketing, el viaje del consumidor 

Has de ir de lo general a lo concreto. 

> Conocimiento

Evidentemente la búsqueda de información acerca de un suplemento surge a partir de una necesidad, de una inquietud. 

Debes leer acerca de los beneficios para la salud que aporta, el nutriente en cuestión, siempre basados en la evidencia científica. 

Sí, me refiero a encontrar artículos donde los autores hablen y expliquen los resultados de los estudios realizados/destacados y hagan referencia a revistas científicas especializadas, como por ejemplo, The New England Journal of Medicine, The American Journal of Clinical Nutrition, The Lancet o Elsevier. 

Estudios científicos que suelen ser compilados en Pubmed, el motor de búsqueda de libre acceso que permite consultar principal y mayoritariamente Medline, la base de datos de bibliografía médica más amplia que existe. 

También debes entender cómo actúa el nutriente en el interior de nuestro cuerpo y cómo contribuye a la homeostasis del mismo. La mayoría de nutrientes; los omega 3, vitaminas y minerales, probióticos tienen una acción sinérgica y su consumo no actúa de forma concreta sobre una patología, como lo hacen los medicamentos. Van más allá.

Y finalmente, conocer la manera de “medir” realmente a través de biomarcadores sanguíneos, de la saliva o de las heces en qué niveles está tu organismo. 

Teniendo claro cómo puede ayudarte y sabiendo cómo se mide científicamente, pasamos a la consideración. 

> Consideración

Importantísimo. Conocer las cantidades diarias recomendadas de los Organismos Internacionales, tener claro en qué alimentos podemos encontrarlo, en qué cantidades y valorar si es suficiente o no para el objetivo que estás buscando.  

Saber las diferencias y ventajas entre consumirlo a través de los alimentos o suplementos. Y si te decides por el suplemento, que con casi total seguridad sea la mejor opción, qué características tienen los hoy se comercializan.

Finalmente, con todo lo anterior nos centraremos en la

> Decisión de Compra

Debes organizar las características de forma que puedas realizar comparativas reales y objetivas, tener en cuenta los valores añadidos que algunas marcas proporcionan a sus productos y que, realmente, marcan diferencias y el precio al que lo ofrecen para encontrar la mejor relación entre ambas.   

Solamente realizando este completo ejercicio y pasando por cada una de las etapas entenderás por qué el nutriente X mejorará tu salud al actuar en el organismo, qué características debe tener el suplemento para obtener verdaderos resultados y cuál es la opción que hoy te ofrece el mercado más adecuada en cuanto a relación calidad precio.

Te puede interesar:  ⭐ Cómo elegir el mejor Omega 3 (el de más calidad) y comparativa de productos

Flecha Vibefarma. Suplementos Naturales de Grado Farmacéutico.

Bajo este esquema es como hemos desarrollado el contenido del blog de vibefarma en donde podrás encontrar un completo análisis, etapa por etapa, de nuestro productos. 

Ofreciendo en un mismo lugar la información más destacada en cuanto a la evidencia científica publicada en las mejores revistas médicas, explicando con un lenguaje sencillo y entendible los mecanismos de acción de los nutrientes en el interior de nuestro cuerpo y haciendo el análisis más completo de las opciones que puedes encontrar en el mercado.

Te ahorramos tiempo. Nos hemos encargado de hacer el trabajo por ti.  Con su lectura te convertirás en un experto/a de los nutrientes clave para tu salud y sabrás cómo elegir el mejor suplemento.

Comparte y ayúdame a llegar a más gente. Gracias de antemano.

NO MALGASTES TU DINERO

Checklist Definitivo para elegir el mejor Omega 3

Incluye una Comparativa Actualizada de productos. (Mercado español)

Descargar Gratis