Vitamina D para los huesos

🦴 La vitamina D y sus beneficios para la salud de los huesos

Flecha La vitamina D promueve un balance positivo de calcio y facilita su incorporación en el hueso.

Flecha La combinación vitamina D y calcio se asocia a disminución del riesgo de osteoporosis y fractura de cadera.

A muchos de nosotros nos vienen a la mente diversos anuncios publicitarios de suplementos de calcio con vitamina D. Para nadie es sorpresa saber que esta vitamina tiene algo que ver con los huesos, aunque no sabemos exactamente qué. Sin embargo, recientemente varios estudios han sugerido que la vitamina D no protege a los huesos.

Por eso, en este artículo hablaremos sobre la experiencia clínica con la vitamina D para los huesos; la osteoporosis y los riesgos de fractura. 

Evaluaremos evidencia científica e intentaremos dilucidar si este tipo de suplementos son apropiados para fortalecer los huesos o no, dándote al final una serie de recomendaciones para que saques todo el provecho de la suplementación más adecuada.

FlechaAcción sinérgica de la vitamina D y el calcio

La vitamina D y el calcio son grandes aliados en nuestro organismo, y es por eso que muchos suplementos combinan ambos ingredientes para prevenir la osteoporosis. Pero, ¿cuál es la relación entre los dos?

La vitamina D actúa como una prohormona, es decir que es una hormona que se activa en nuestro cuerpo bajo ciertas circunstancias. El hígado y el riñón se encargan de su activación cuando el momento es más propicio. Una vez activa, esta hormona se dirige a distintos tejidos del cuerpo, y en cada uno realiza una acción diferente.

Evaluemos entonces cómo interactúa con el calcio en el intestino, el riñón, y otras áreas claves para su metabolismo (1):

  • En el intestino: Las buenas relaciones entre la vitamina D y el calcio comienzan en el intestino. El calcio se absorbe por transporte activo. Es decir, no pasa a la sangre por sí solo, sino que el intestino crea un canal especial (TRPV5 y TRPV6), lo coloca en la pared celular, y lo activa. La vitamina D en el intestino acelera todo este proceso y ayuda a crear más canales que sirvan para absorber más calcio. Además, acelera la absorción de potasio, que contribuye también a la estructura del esqueleto.
  • En los huesos: La vitamina D y el calcio actúan de forma conjunta para mantener al hueso fuerte, resistente a fracturas. Es por eso que el raquitismo por falta de vitamina D se relaciona con un alto índice de fracturas. En niños, la vitamina D ayuda a desarrollar la placa de crecimiento. Es una zona en los extremos del hueso que crea nuevo tejido y va alargando el fémur y otras partes del esqueleto. En niños y adultos, la vitamina D mantiene una buena concentración de calcio en la sangre, dejándolo disponible para la mineralización. Además, ayuda a diferenciar células del hueso especializadas para la creación de nuevo tejido óseo, llamadas osteoblastos. Contribuye también a la salud ósea evitando la resorción excesiva, que debilitaría al hueso.
  • En la glándula paratiroides: La paratiroides y la densidad ósea tienen mucho que ver, ya que esta hormona liberada en la región del cuello regula los niveles de calcio en la sangre. Cuando hay niveles bajos de calcio, la paratiroides libera esta hormona que le quita calcio a los huesos para restablecer los niveles de este mineral en la sangre. Esto es importante para el bombeo del corazón y otras funciones vitales. Sin embargo, cuando estas glándulas funcionan mal envían una señal aberrante que debilita el hueso y aumenta los niveles de calcio en la sangre de forma excesiva. Lo que hace la vitamina D en estos casos es modular la función de esta glándula. Le ayuda a hacer su trabajo, pero sin excederse ni causar daño al hueso.
  • En el riñón: El riñón filtra la sangre del cuerpo hasta 40 veces al día. Al hacerlo, pasa por la nefrona el agua y todos los minerales y demás electrolitos. Afortunadamente la mayor parte de ese filtrado se reabsorbe, pues de lo contrario se eliminaría todo por la orina y no lo contaríamos. Pero la tasa de reabsorción de cada elemento se controla de una forma muy estricta. En el riñón, la vitamina D envía la señal para aumentar la reabsorción de calcio. De esta forma, el preciado mineral no se elimina en la sangre y sus niveles en sangre se mantienen bajo control. Esto lo hace disponible para el músculo, la formación de hueso, y otras funciones corporales.

Se ha de recalcar que la vitamina D que causa estos cambios en los órganos debe estar previamente activada en el hígado y el riñón. En otras palabras, la vitamina D que consumes junto al calcio en el mismo suplemento no está inmediatamente causando cambios en la absorción. Debe ser ella misma absorbida primero e irá haciendo el efecto gradualmente, mientras tu cuerpo la activa.

En todos estos órganos, la vitamina D no solo aumenta los niveles de calcio desmesuradamente. Al contrario, los mantiene en niveles apropiados a todo momento. Es por eso que incluso las dosis altas de vitamina D se han mostrado seguras en poblaciones susceptibles, como es el caso de los infantes (2).

Te puede interesar:  ☀️ Beneficios de la Vitamina D3. ¿Qué tiene de especial?

FlechaVitamina D para los huesos, osteoporosis, y riesgo de fracturas

Ahora bien, examinemos brevemente la evidencia. ¿Es la vitamina D útil en la osteoporosis? ¿Disminuye el riesgo de fracturas?

Podemos comenzar evaluando un estudio masivo conocido como Women’s Health Initiative, que reunió a más de 36 mil mujeres en un estudio doble ciego, controlado con placebo. La pregunta que intentaban responder los investigadores era si el suplemento de calcio y vitamina D ayuda a las mujeres postmenopáusicas a evitar fracturas de cadera. 

Los investigadores utilizaron dosis de 1,000 mg calcio y 400 UI de vitamina D3 por 7 años. Los resultados fueron prometedores, demostrando una reducción significativa en el riesgo de fractura de cadera. 

Además, la suplementación también redujo la formación de cálculos renales y no causó efectos adversos significativos. Ante estos resultados podemos afirmar que la suplementación a largo plazo puede ayudar con problemas crónicos o degenerativos del hueso (3).

Sin embargo, la sinergia de la vitamina D y el calcio también sirve a corto plazo, en quienes tienen una deficiencia o un riesgo alto de deficiencia. Por ejemplo, en los casos de quemaduras extensas en el cuerpo se pierde líquido y muchos electrolitos. Entre las alteraciones, la deficiencia de vitamina D es muy común, y puede aumentar el riesgo de fracturas cuando el paciente ya se ha recuperado de la quemadura y vuelve a sus actividades diarias. Esto ocurre incluso en niños.

Es por eso que se realizó también un estudio en niños con quemaduras extensas y riesgo de deficiencia de vitamina D. Se les administraron dosis muy altas de vitamina D para contraatacar la deficiencia mientras seguían su tratamiento en el hospital. Al dárseles el alta médica, se les realizó seguimiento por 1 año para evaluar el riesgo de fractura. Los niños que recibieron 100 UI por kilo por día de vitamina D como dosis de ataque mientras se recuperaban de sus quemaduras tuvieron menor incidencia de fracturas en un período de un año. Sus huesos no se debilitaron como consecuencia de la quemadura y la reducción de vitamina D (4).

En la literatura médica también encontraremos evidencia de que la vitamina D no reduce el riesgo de fractura o que el efecto es muy bajo. Pero, ¿Por qué existe esta discrepancia? 

La diferencia en los resultados puede deberse a la población que se estudió, sus necesidades reales, las dosis y el tipo de suplementación. Como hemos notado arriba, la vitamina D tiene que pasar por el hígado y el riñón para activarse, y sólo lo hace cuando se necesita. Por eso, un individuo que no requiere vitamina D por las latitudes donde vive, sus hábitos, edad o color de piel, no tendrá tampoco un beneficio agregado por un aumento de esta vitamina en su sangre. Además, como veremos en la sección final de este artículo, no todo se resuelve con suplementos. También nosotros debemos contribuir en el proceso.

FlechaFortalecer tus huesos va más allá de la suplementación

Ni existe una cura mágica para todos los males, y una buena suplementación debe ir acompañada de un buen estilo de vida para dar mejor resultado. Es lo que nos dan a entender los estudios mostrados arriba, en los que podemos ver que no es la vitamina D por sí sola la que fortalece tus huesos, sino que es parte de un todo que contribuye de forma sinérgica a tu salud.

El consumo de calcio y vitamina D es muy buena idea para la mayor parte de la población, pero es aún más efectivo cuando lo combinamos con ejercicio físico. 

El ejercicio termina de dar el estímulo necesario para que el tejido óseo cree una estructura de hueso más fuerte. Además de calcio y vitamina D, el hueso necesita magnesio, fósforo, e incluso proteínas que se convertirán en fibras colágenas y ayudarán a formar su estructura. Por lo tanto, una alimentación saludable es primordial para lograr la meta de fortalecer los huesos.

FlechaConclusión

Los huesos constituyen un tejido del cuerpo muy complejo en el que se llevan a cabo un sinfín de reacciones. Muchas veces lo vemos como un esqueleto inerte, como el escritorio encima del cual encuentras los materiales de trabajo, que son los que realmente importan. 

Pero el hueso está vivo, atraviesa procesos químicos, y continuamente cambia. 

La vitamina D, el calcio, y otros nutrientes clave son necesarios para que todo este proceso se lleve a cabo de forma satisfactoria. Estos trabajan de forma sinérgica para fortalecer el hueso, reducir el riesgo de fractura, y regular los niveles de calcio en la sangre. 

Sin embargo, queda de nuestra parte también estimular a la salud ósea mediante el ejercicio y llevar una dieta apropiada mediante la cual podamos proveer al hueso y al resto del organismo todos los ingredientes necesarios para una salud óptima. 

Espero que te haya gustado este artículo y te haya servido de ayuda. Si es así comparte, gracias de antemano.

NO MALGASTES TU DINERO

Checklist Definitivo para elegir el mejor Omega 3

Incluye una Comparativa Actualizada de productos. (Mercado español)

Descargar Gratis