▷ Qué es el Omega 3: Beneficios, Propiedades, Alimentos...
que es omega 3 y beneficios

Qué es el Omega 3: Sus Beneficios, Propiedades, Alimentos que lo contienen, Dosis y Cómo Tomarlo

Tan sólo 32 min de lectura para tener las cosas más claras

Los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 son una parte indispensable en la lucha contra los procesos inflamatorios que tanto degeneran al ser humano, especialmente aquellos procesos que, de manera silente, se mantienen sin mostrar sintomatología alguna, pero que a la larga provocan un daño enorme, llevando a la aparición de diversas enfermedades crónicas.

Te podría interesar: El Omega 3 y sus propiedades antiinflamatorias.

Entendiendo entonces que la importancia del Omega-3 en los procesos inflamatorios del cuerpo humano es indiscutible, es hora de hablar acerca de todos los otros maravillosos efectos beneficiosos que este elemento graso es capaz de producir de manera directa e indirecta en una gran cantidad de órganos y sistemas, regulando y promoviendo sus correctas funciones para que trabajen de la mejor manera posible.

Además, en este post se darán a conocer todas las recomendaciones necesarias para que puedas incluir los suplementos a base de ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 en tu nutrición diaria.

Al finalizar este texto, sabrás cuáles productos adquirir y cuáles no, cuándo y cómo tomarlos, y por último pero no menos importante, los efectos secundarios que podrían generar si los consumes de manera equivocada.

Sin embargo, antes de tocar estos temas, hay que refrescar un poco lo que son estos elementos nutricionales.

Flecha Qué es el Omega 3 y para qué sirve

Los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3, como el nombre lo indica, son grasas que contienen varios dobles enlaces en su estructura.

Están ampliamente distribuidos en la naturaleza, siendo elementos esenciales del metabolismo lipídico y jugando un rol muy importante en la dieta y fisiología humana.

Los tres tipos de ácidos grasos Omega-3 que tienen un papel en el organismo humano incluyen al ácido α-linolénico (ALA), encontrado en aceites vegetales, al ácido eicosapentaenoico (EPA) y al ácido docosahexaenoico (DHA), encontrados en aceites de origen marino.

Por otra parte, también es necesario explicar qué son los ácidos grasos poliinsaturados Omega-6.

Estos pertenecen a la misma familia de los Omega-3, pero tienen el último doble enlace en una posición diferente.

Incluyen al ácido linoleico (LA) y al ácido gamma-linolénico (GLA), entre otros.

Su aporte debe ser mucho menor que los Omega-3, estando suficientemente cubierto mediante una correcta alimentación cotidiana.

¿Te parece interesante este artículo? ¡Pues tenemos mucho más! ¡Apúntate y recibe nuestras publicaciones!

SUSCRÍBETE

Flecha Propiedades y Beneficios del Omega-3

Como fue mencionado previamente, los beneficios de los ácidos grasos Omega-3 no se detienen ante la regulación de los procesos inflamatorios, sino que van mucho más allá, siendo capaces de otorgarle efectos positivos a una gran diversidad de tejidos corporales, previniendo y combatiendo múltiples enfermedades conocidas en la actualidad, pudiendo así obtener al final, el bienestar que toda persona desea y realmente necesita.

A continuación, se darán a conocer algunas de estas aplicaciones médicas.

> Corazón

Este importantísimo órgano es el motor de nuestro cuerpo, por ende, hay que cuidarlo muchísimo.

Desde hace mucho tiempo, los estudios han demostrado los beneficios que proveen los ácidos grasos Omega-3 no sólo para el corazón, sino para todo el sistema cardiovascular.

Desde la década de los 90, numerosas investigaciones han permitido saber que el consumo prolongado de Omega-3 es capaz de reducir las cifras tensionales tanto sistólicas como diastólicas en pacientes con hipertensión arterial sistémica. Estos descubrimientos han sido reforzados en recientes años (1, 2, 3, 4).

Además, su contribución a la nutrición diaria produce el descenso de las concentraciones de colesterol LDL (colesterol “malo”) y triglicéridos, y el incremento del colesterol HDL (colesterol “bueno”), principales factores necesarios en la prevención del infarto al miocardio y de la enfermedad vascular cerebral (EVC) (5, 6, 7, 8, 9).

Te puede interesar: Omega 3 para el corazón

> Cerebro

Vigilar la salud del cerebro es indispensable para poder tener una vida a niveles óptimos y esto se puede realizar simplemente mediante la aplicación de una buena nutrición diaria.

La bibliografía médica expone que el sistema nervioso está formado principalmente por tejido graso.

Entonces, es lógico pensar que la administración de ácidos grasos Omega-3 ayudará a mantener su funcionalidad.

Teniendo un efecto protector contra la neuroinflamación, son muchos los estudios que demuestran la acción beneficiosa de estos elementos en el ámbito neurológico, pudiendo llegar a evitar la aparición o evolución de enfermedades psiquiátricas como la depresión, conductas agresivas o la esquizofrenia (10, 11, 12, 13, 14).

El Omega-3 también está asociado a la preservación de la memoria y la función cognitiva, siendo capaz de reducir el deterioro mental producido por la edad o por enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Otras investigaciones han reflejado su uso en la enfermedad de Parkinson, obteniendo resultados positivos (15, 16, 17, 18).

Te puede interesar: El Omega 3 el mejor neuroprotector natural

> Vista

La salud ocular es fundamental para mantener nuestro estilo de vida y seguir realizando las actividades a las que estamos acostumbrados hacer.

Estudios han demostrado las capacidades que tienen los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 en prevenir y mejorar la sintomatología de ciertas enfermedades oftalmológicas como la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), cataratas, blefaritis, el síndrome de ojo seco, glaucoma, entre otras (19, 20, 21, 22, 23, 24).

Te puede interesar: Beneficios del omega 3 para cuidar tu vista y ojos.

> Embarazo y lactancia

El inicio de la vida se da en el vientre materno y también aquí los ácidos grasos Omega-3 proveen beneficios para la salud que incluyen tanto a la madre como al bebé, no sólo durante el embarazo sino para los días, semanas, meses y años posteriores al nacimiento.

Diversas investigaciones han demostrado que los Omega-3 son capaces de reducir el riesgo de desarrollar preeclampsia, Diabetes gestacional y otras afecciones relacionadas durante el embarazo.

Esto determinaría una mayor seguridad para la madre, siendo capaz de proporcionarle todos los nutrientes necesarios al bebé para su crecimiento adecuado (25, 26, 27).

Además, la administración de estos elementos grasos durante el embarazo favorece el correcto desarrollo del sistema nervioso central del bebé desde las etapas embrionarias hasta después de su nacimiento.

También se han evidenciado resultados positivos en la disminución del riesgo que tiene el infante en sufrir alergias en el futuro (28, 29, 30, 31).

Te puede interesar: La importancia del Omega 3 en el embarazo y el período de lactancia.

> Salud mental de niños y adolescentes

Múltiples estudios y revisiones bibliográficas reflejan la gran importancia que tienen los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 en la protección y preservación de la esfera mental de niños y adolescentes, permitiéndoles tener una vida lo más normal posible.

Estos elementos han sido de gran ayuda, mejorando los síntomas relacionados a trastornos de comportamiento y aprendizaje como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), condiciones médicas localizadas dentro del espectro autista, trastornos de ansiedad, desórdenes bipolares, entre otros (32, 33, 34, 35, 36).

Si quieres saber más: Omega 3 en la Salud Mental en Niños y Adolescentes.

> Enfermedades respiratorias

Patologías que afectan al sistema respiratorio como el asma, síndrome de distrés respiratorio agudo, neumonía, fibrosis quística, cáncer pulmonar, entre otras han sido estudiadas, evidenciando una estrecha relación con diversos elementos nutricionales, incluyendo a los ácidos grasos Omega-3.

Muchos estudios también han evidenciado su potencial en reducir los efectos pulmonares producidos por la gran contaminación aérea que actualmente afrontamos (37).

Al mejorar parámetros respiratorios y disminuir la sintomatología asociada en patologías tales como el asma bronquial y fibrosis quística, padecidas tanto por pacientes fumadores como no fumadores, el Omega-3 ha sido aceptado por muchos como una necesidad nutricional a incluir en el día a día (38, 39, 40, 41).

Quizás te interese: El Omega 3 y sus beneficios en las enfermedades respiratorias.

> Enfermedades autoinmunes

Aunque patologías como la artritis reumatoide, la Diabetes mellitus tipo 1, el lupus eritematoso sistémico (LES), la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, la psoriasis, entre otras han sido inmensamente investigadas, aún son consideradas como un misterio médico ya que en muchas oportunidades no se explica por qué el cuerpo humano se ataca a sí mismo de esa manera.

Médicos y expertos han investigado a fondo este tema, descubriendo en numerosas ocasiones la estrecha relación de las mismas con la nutrición.

Es importante obtener todos los nutrientes necesarios y de la mejor manera para que estas defensas se encarguen de quien verdaderamente necesitan encargarse, siendo uno de estos el Omega-3 (42, 43, 44, 45, 46).

Más información: Omega 3 y sus beneficios en las enfermedades autoinmunes.

> Enfermedades metabólicas

Más que cualquier otra cosa, la nutrición es fundamental en el manejo de este tipo de enfermedades, encontrándose la Diabetes mellitus tipo 2, las dislipidemias, el hígado graso no relacionado al consumo de alcohol, entre otras.

Por esta razón, muchos médicos y expertos han dedicado gran parte de su tiempo a la realización de estudios avalados por la ciencia que puedan proporcionar la solución a estas patologías y regresarle la salud óptima a los órganos afectados.

El Omega-3, presente en muchos aceites naturales, es capaz de esto y mucho más (47, 48, 49, 50, 51, 52, 53).

Te puede interesar: Omega 3 y sus beneficios en las enfermedades metabólicas.

> Piel

Siendo uno de los órganos con más área superficial del cuerpo humano, la piel actúa como barrera entre nuestro sistema interno y el mundo exterior, además de tener muchas otras funciones.

Por esta y otras razones, la piel siempre está sujeta a diversos cambios degenerativos que afectan su composición y su funcionamiento fisiológico.

Se ha evidenciado que los ácidos grasos Omega-3 contribuyen con una acción dermoprotectora no sólo contra los problemas estéticos sino también contra enfermedades más graves como el cáncer de piel. (54, 55, 56).

Flecha ¿Qué alimentos contienen Omega-3?

Esto lo hemos dicho varias veces y lo volveremos a decir aquí.

Si bien una correcta alimentación puede ofrecerte muchas de las dosis nutricionales que necesitas diariamente, siempre es bueno recurrir a la suplementación externa para asegurarle a todo tu organismo el estado de salud óptimo que merece.

Obviamente, el Omega-3 no escapa a esta situación.

Sin embargo, no está nada mal darle a tu cuerpo una buena alimentación que también tu paladar pueda disfrutar.

De igual forma te tengo que decir que si buscas este elemento graso en la comida, no todas las opciones te van a servir por igual, habiendo unas que ayudan más que otras.

> Origen vegetal y origen marino

Sí, es verdad que puedes conseguir ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 tanto en productos vegetales como marinos, sin embargo, la calidad y eficacia de estos varía.

Mientras que el Omega-3 que consigues en semillas y aceite de linaza, semillas de chía, nueces y otros vegetales es el ácido alfa-linolénico (ALA), el que consigues en fuentes marinas viene principalmente del ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA).

La diferencia entre estos está en sus estructuras bioquímicas y en su accionar dentro del cuerpo humano.

Cuando consumimos ALA estamos consumiendo un ácido graso de cadena corta que el ser humano tiene problemas para metabolizar, no adquiriendo ninguna de sus propiedades beneficiosas.

También debes saber que, si bien este es el precursor del DHA y EPA, la tasa de conversión es muy cercana a 0, siendo su consumo una pérdida de tiempo si estás buscando aumentar los niveles de EPA y DHA.

Además, las concentraciones en sangre, del poco que pudiera “convertirse”, duran poco, desvaneciéndose en sólo unas horas.

Por otro lado, al consumir productos de origen marino estamos consumiendo directamente mayores concentraciones de DHA y EPA, los cuales actuarán de manera inmediata en nuestro organismo, beneficiando cada uno de nuestros órganos y sistemas.

Estos son ácidos grasos de cadena larga capaces de permanecer hasta varios días en nuestra sangre, produciendo únicamente efectos positivos.

No sólo debes considerar estos apuntes en la alimentación, sino también en los suplementos nutricionales a base de ácidos grasos Omega-3. De esta forma estarás escapando de las trampas comerciales a las que nos someten la Industria y el Marketing.

El Omega-3 de origen marino proporciona muchos más beneficios, pero por ahora nos pararemos aquí y pasaremos a otros puntos también importantes.

> Pescados con Omega-3

Ya viste que el Omega-3 que debes consumir es el que proviene del fondo marino.

Ahora bien, toca explicar cuáles son las mejores opciones para que las incluyas en tu dieta diaria.

Si quieres consumir pescados que tengan buenas cantidades de Omega-3 deberás elegir pescados grasos, también llamados azules, como el salmón, la caballa, la trucha de lago, el jurel, el arenque, las sardinas y el atún.

Están también algunos mariscos y algunas algas, además del muy conocido Krill del Antártico que viene preparado en aceites que pasan por un complejo proceso de preparación.

Aparte de todo esto, debes saber otra cosa muy importante.

Los pescados que consumas pueden contener altos niveles de tóxicos y metales pesados como el mercurio, los cuales podrían generar severos problemas de salud.

Es un riesgo al que te expones si consumes mucho pescado, especialmente los que tienen mayor tamaño.

Por esta y muchas razones más, si quieres aumentar de verdad tus niveles de Omega 3 siempre es recomendable obtenerlos de fuentes marinas y suplementos certificados y de garantías.

> Otros errores de los consumidores

Aparte de lo mencionado antes, hay otras cosas que tú como consumidor debes tener en cuenta antes de consumir un producto con Omega-3.

Ya sea por no tener el conocimiento suficiente o por caer en trampas comerciales, puedes resultar afectado por tus decisiones nutricionales.

Uno de estos es el de consumir alimentos “enriquecidos”, la mayoría de los cuales son una mentira comercial muy bien hecha.

Si bien algunos tienen buenas cantidades de Omega-3, otros tienen muy pocas concentraciones y muchos ofrecen ALA en vez de EPA y DHA.

Además, la mayor parte de estos productos poseen altas concentraciones de azúcares y grasas que no necesitas.

Otro clásico error es el de comprar suplementos sin leer las etiquetas.

Esto ocurre mucho en las farmacias familiares y supermercados, donde se ofrecen productos baratos de baja calidad, los cuales poseen poca concentración de ácidos grasos Omega-3, sin garantizarte que estén libres de elementos tóxicos.

Estos, más que productos saludables, son productos comerciales. Al final, estos productos no van a beneficiarte, más bien, van a perjudicar tu salud.

Así que no caigas en tentaciones al ver las publicidades y ofertas.

Aprende más en: 5 errores del consumidor del Omega 3 que tú ya no cometerás.

Flecha Características de los productos que hoy se comercializan

Consumir un suplemento a base de ácidos grasos Omega-3 para complementar tu alimentación es una buena idea.

Sin embargo, debes asegurarte que el suplemento que consumas cumple con los requisitos de calidad y seguridad necesarios para mejorar tu salud.

Para ello, deberás tomar en cuenta ciertos factores.

> Aceite de pescado, krill y algas

Si bien es verdad que el aceite de Krill y el de ciertas algas marinas está muy de moda en estos últimos tiempos, muchos expertos, incluyéndonos, preferimos recomendar los suplementos de Omega-3 basados en aceites de pescado.

Para decir lo anterior y marcar una posición fija en este tema, es importante tener las cosas bien claras y basarse en lo avalado por la ciencia.

De una vez se puede decir que:

  • Mientras que muchos van por ahí recomendando el aceite de Krill por tener mejores y mayores beneficios que el aceite de pescado, nosotros podemos decirte que este último ha sido estudiado por muchísimos años, demostrando una y otra vez sus grandes beneficios para la salud.
  • El aceite de Krill que se comercializa cuenta con concentraciones de ácidos grasos Omega-3 menores a las que ofrecen los aceites de pescado, incluso los de peor calidad.
  • Los suplementos a base de aceite de Krill son usualmente más caros por necesitar procesos industriales más complejos en su elaboración que no todos saben hacer.
  • El riesgo de sufrir reacciones alérgicas es mayor para las personas que consumen aceite de Krill. Además, durante el proceso de pesca del Krill, este es preservado con sulfito de hidrógeno de sodio, el cual puede provocar una serie de efectos adversos para la salud del consumidor.
  • En cuanto a los suplementos a base de algas, ahora también de moda, aparte de ser mucho más caros, aun siendo menos concentrados, son formulados combinando varios ingredientes como el carragenano, un aditivo que provoca inflamación gastrointestinal y que, prolongada en el tiempo, podría derivar en una enfermedad más grave.

Más allá del origen, si queremos conseguir, verdaderamente, un efecto terapéutico, debemos tener en cuenta el “principio activo” en forma de EPA y DHA, sea cual sea la fuente de donde la obtengamos.

Eso sí, se habrá que tener en cuenta la concentración del mismo y de ello hablaremos en el próximo apartado.

> Concentraciones

Es siempre mejor comprar el suplemento que contenga más producto.

Para lograr esto, debes conocer las concentraciones más comercializadas hoy en día, las cuales son:

  • Baja concentración 18:12 (180 mg de EPA y 120 mg de DHA por gramo). Esta es la concentración que se encuentra de forma natural en los pescados.
  • Alta concentración 40:20 (400 mg de EPA y 200 mg de DHA por gramo). Es la concentración que se consigue siguiendo un proceso de tratamiento que conlleva la destilación molecular y el ultrapurificado, resultando en un aceite de pescado fenomenal para tu salud.

Revisa la etiqueta con detenimiento, pues a veces, a simple vista, puede parecer que es un suplemento concentrado y luego no serlo.

> Formatos: Natural, Ethyl Ester y Triglicéridos

También tienes que saber en qué formas puede venir el Omega-3 en los suplementos:

  • La forma natural es la que viene en triglicéridos y/o fosfolípidos, formato absorbido con mayor facilidad por el organismo. Su concentración es baja y puede contener altos niveles de elementos tóxicos para la salud.
  • Otra forma es la del ethyl ester, la cual tiene un uso nutricional debido a sus altas concentraciones, gran pureza y buen tiempo de absorción. Es el formato más comercializado.
  • Por último, el formato re-triglicérido, producto de la reesterificación de los triglicéridos, el cual es un proceso complejo y costoso que termina con un aceite de pescado altamente concentrado en forma natural y libre de toxinas. Tiene muy buena capacidad de absorción y es usado en forma terapéutica.

Aprende más con: Cómo elegir el Omega 3 adecuado

> Certificado IFOS: garantía de seguridad y pureza

Es también muy importante elegir suplementos a base de ácidos grasos Omega-3 provenientes únicamente de productores con certificación IFOS (The International Fish Oil Standards™), los cuales cumplen con los estrictos estándares de calidad y seguridad establecidos por el Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Consejo por una Nutrición Responsable (CRN), entre otras.  

Algunas de estas pautas, incluyen:

  • La presencia de aceites grasos de alta calidad provenientes de las mejores fuentes marinas y con las mejores concentraciones.
  • La ausencia de elementos artificiales tóxicos y metales pesados como el mercurio, plomo, cromo y arsénico en la mezcla.
  • La asociación de un elemento antioxidante como la vitamina E o la astaxantina para evitar el daño oxidativo a los que están sometidos estos ácidos grasos en presencia del oxígeno, la luz solar, entre otros.
  • La utilización de contenedores que protejan a los ácidos grasos del daño producido por los rayos solares, evitando frascos de vidrio o empaques transparentes.

Te puede interesar: ¿Por qué el Omega 3 que tomes debe ser Certificado IFOS?

Flecha Cómo se toma y dosis recomendadas

> Cantidad diaria recomendada

Al día de hoy, no se ha establecido una cantidad diaria recomendada.

Organizaciones destacadas, como la OMS o la EFSA, han determinado que la dosis “normal” y necesaria es, al menos, más de 1 gr al día.

Según la bibliografía existente, las dosis de ácidos grasos Omega-3 a tomar dependen de muchos factores, cambiando de acuerdo a las características de cada paciente: edad, niveles de marcadores inflamatorios, patologías padecidas, tratamiento tomado, etc.

Por estas razones, las dosis podrían ir desde los miligramos más mínimos hasta superar los 5 g al día. Dicho esto, la supervisión de un profesional de la salud es fundamental para saber cuál dosis recomendar.

Te interesará: ¿Cuántas cápsulas de Omega 3 debería tomar al día y en qué dosis?

> Dosis eficaces basadas en evidencia científica

 

DemografíaMuestraMarco de tiempoResultadosDosisReferencia
Sujetos con hipertensión leve33 pacientes34 semanasDescenso de las cifras tensionales tanto sistólicas como diastólicas en el grupo sometido a Omega-32,04 g de Omega-3 o 4,8 g de ácido linoleico al día

1

Pacientes ambulatorios con DM no insulino-dependiente20 pacientes12 semanasMejoría en los parámetros de agregación plaquetaria, presión arterial sistólica y perfil lipídico en el grupo sometido a Omega-32,5 g de Omega-3 o 5 g de aceite de cártamo al día

2

Hombres sanos no fumadores de entre 36 y 56 años de edad234 pacientes7 semanasReducción de la concentración de triglicéridos y mejoría de otros parámetros del perfil lipídico en el grupo sometido a Omega-33,8 g de EPA, 3,6 g de DHA o placebo al día

5

Pacientes sobrevivientes recientemente a un infarto al miocardio (menos de 3 meses)11.323 pacientes12 mesesReducción significativa del riesgo de muerte asociada a la patología cardiovascular en el grupo sometido a Omega-31 g de Omega-3, 300 mg de vitamina E, su combinación o ausencia de tratamiento coadyuvante

7

Pacientes con desorden bipolar30 pacientes4 mesesMejoría a corto plazo en relación a la patología en el grupo sometido a Omega-39,6 g de Omega-3 o placebo al día

10

Pacientes con depresión activa a pesar de estar recibiendo el tratamiento convencional adecuado70 pacientes12 semanasPresencia de cambios positivos en relación a los síntomas depresivos en el grupo sometido a 1 g de EPA1, 2 o 4 g de EPA, o placebo al día

11

Pacientes con depresión bipolar75 pacientes12 semanasMejoría significativa de los síntomas en el grupo sometido a EPA1 o 2 g de EPA, o placebo al día

12

Niños y adolescentes con desorden bipolar juvenil18 pacientes6 semanasReducción en la severidad de los parámetros clínicos de manía y depresión, y aumento de la funcionalidad global360 mg de EPA y 1560 mg de DHA al día

13

Jóvenes entre 13 y 25 años de edad con alto riesgo de padecer un desorden psicótico81 pacientes12 mesesReducción de los riesgos de progresión hacia un desorden psicótico en el grupo sometido a Omega-31,2 g de Omega-3 o placebo al día

14

Pacientes con disfunción cognitiva leve, lesiones cerebrales orgánicas y enfermedad de Alzheimer39 pacientes90 díasMejoría significativa de la memoria, tanto inmediata como tardía, y la capacidad de atención en el grupo sometido a Omega-3240 mg de AA y DHA o placebo al día

15

Individuos igual o mayores de 55 años de edad con sintomatología cognitiva leve asociada a la edad485 pacientes24 semanasMejoría de las capacidades de aprendizaje y memoria en el grupo sometido a DHA900 mg de DHA o placebo al día

16

Personas igual o mayores de 60 años de edad con disfunción subjetiva de la memoria8 pacientes6 semanasReducción del avance degenerativo de la memoria inmediata300 mg de PS y 37,5 mg de EPA + DHA al día

17

Pacientes con enfermedad de Parkinson60 pacientes12 semanasEfectos favorables tanto a nivel de la sintomatología motora como de los parámetros sanguíneos seleccionados en el grupo sometido a Omega-3 y vitamina E1000 mg de Omega-3 y 400 IU de vitamina E o placebo al día

18

Pacientes con blefaritis y obstrucción simple de la glándula de Meibomio38 pacientes1 añoMejoría de los parámetros relacionados a las glándulas de Meibomio en el grupo sometido a Omega-32000 mg de Omega-3 o placebo 3 veces al día

21

Pacientes con síndrome de ojo seco522 pacientes3 mesesMejoría significativa de los síntomas en el grupo sometido a Omega-3500 mg de Omega-3 o placebo 2 veces al día

22

Pacientes con disfunción moderada de la glándula de Meibomio60 pacientes12 semanasMejoría de los parámetros relacionados a las glándulas de Meibomio en el grupo sometido a Omega-31,2 g de Omega-3 o placebo al día

23

Pacientes con síndrome de ojo seco posterior a cirugía de cataratas48 pacientes1 mesMejoría significativa de los síntomas en el grupo sometido a Omega-31000 mg de Omega-3 o placebo cada 8 horas

24

Mujeres con Diabetes gestacional56 pacientes6 semanasMejoría de la resistencia a la insulina en el grupo sometido a Omega-31000 mg de Omega-3 o placebo al día

26

Mujeres con Diabetes gestacional60 pacientes6 semanasMejora de la homeostasis de la glicemia, niveles de triglicéridos, colesterol VLDL y HDL en el grupo sometido a tratamiento1000 mg de Omega-3 + 400 UI de vitamina E o placebo al día

27

Mujeres afectas por alergias, o que tuviesen un esposo o hijo previo afectos por alergias145 pacientesDesde las 25 semanas de gestación a los 4 meses de lactancia maternaReducción del riesgo de alergias a la comida y eccema asociado a la IgE durante el primer año de vida en los hijos de las madres sometidas a Omega-31,6 g de EPA + 1,1 g de DHA o placebo al día

30

Infantes con alto riesgo atópico420 pacientes12 mesesAumento de las propiedades inmunomoduladoras en los infantes sometidos a Omega-3280 mg de DHA y 110 mg de EPA o placebo al día

31

Niños de entre 9 y 12 años de edad con ataques de agresividad166 pacientes3 mesesReducción en los síntomas de agresividad en el grupo sometido a Omega-3, especialmente en las niñas3600 mg de DHA + 840 mg de EPA a la semana o suplementos control

32

Niños de entre 5 y 17 años con desórdenes autísticos caracterizados por severos episodios de rabietas, agresión y comportamiento auto-agresivo13 pacientes6 semanasMejoría de los síntomas en el grupo sometido a Omega-31,5 g de Omega-3 o placebo al día

33

Niños de 6 a 11 años de edad afectos con TDAH37 pacientes16 semanasControl de los síntomas de TDAH, sin generar efectos adversos, en el grupo sometido al suplementoDe 1 a 4 pastillas de 250 mg de EPA + 100 mg de DHA + 3,75 UI de vitamina E cada una o placebo al día

34

Niños de entre 7 y 12 años de edad con TDAH92 pacientes15 semanasMejoría clínica de la sintomatología en el grupo sometido a EPA0,5 g de EPA o placebo al día

35

Niña de 9 años de edad diagnosticada con desorden bipolar tipo 1 con características psicóticas y desorden de ansiedad generalizado1 paciente5 añosMejoría significativa de los síntomas psicóticos y de ansiedad1000 mg de Omega-3 y 1000 UI de vitamina D3 en la mañana, y 1500 mg de Omega-3 en la tarde, sin cambiar su tratamiento convencional

36

Pacientes adultos con fibrosis quística17 pacientes1 añoMejora de parámetros asociados a la enfermedad324 mg de EPA, 216 mg de DHA, 480 mg de LA y 258 mg de GLA al día

39

Pacientes entre 22 y 28 años de edad con pobre función pulmonar1232 pacientes2 años y 3 mesesMejora de función pulmonar (FEV1, FVC y relación FEV1/FVC)240 mg de Omega-3 al día

40

Pacientes fumadores blancos hispanos y no hispanos2337 pacientes5,3 años promedioMejora de FEV1 y retraso en su alteración100 mg de EPA, 20 mg de DPA y 150 mg de DHA al día

41

Individuos inicialmente saludables sin enfermedad de Crohn, de 20 a 74 años de edad229.702 individuos13 añosReducción de las probabilidades de desarrollar la enfermedad130 mg de DHA + 70 mg de EPA al día

42

Pacientes con artritis reumatoide activa60 pacientes12 semanasSignificativas mejorías globales en los pacientes del grupo sometido a Omega-31,8 g de EPA + 2,1 g de DHA  o placebo al día

43

Pacientes con DM tipo 1 y con evidencia de neuropatía diabética40 pacientes1 añoReducción en la progresión de la patología, evidenciando la prevención de un mayor declive en fibras sensoriales pequeñas y grandes, así como en su funcionalidad750 mg de EPA, 560 mg de DPA y 1.020 mg de DHA al día

45

Mujeres con LES49 mujeres12 semanasMejoría en los niveles de PCR, colesterol total y LDL en el grupo sometido a Omega-31080 mg de EPA + 200 mg de DHA o placebo al día

46

Pacientes con patología coronaria e hipertrigliceridemia persistente tratados con 10-40 mg diarios de simvastatina59 pacientes1 añoDisminución de los niveles de triglicéridos y de colesterol VLDL en el grupo sometido a Omega-32 g de Omega-3 o placebo, dos veces al día

47

Pacientes con enfermedad del hígado graso no relacionada al consumo de alcohol40 pacientes6 mesesMejora de parámetros estudiados (niveles de aminotransferasas hepáticas, factor de necrosis tumoral alfa y los índices de resistencia a la insulina) y regresión parcial del hígado graso en el grupo sometido a Omega-32 g de Omega-3 o dieta recomendada al día

48

Pacientes con DM tipo 2 y sobrepeso67 pacientes3 mesesMejora de parámetros estudiados (glicemia en ayuna, insulina basal, HbA1c y sensibilidad a la insulina) en el grupo sometido a EPA2 g de EPA purificado o placebo al día

49

Pacientes con hipertrigliceridemia399 pacientes12 semanasDisminución de los niveles de triglicéridos y aumento del colesterol HDL en el grupo sometido a Omega-32, 3 o 4 g de Omega-3, o placebo al día

50

Pacientes con DM tipo 244 pacientes10 semanasMejora de la resistencia y sensibilidad a la insulina y del metabolismo de glucosa y lípidos en el grupo sometido a Omega-34 g de Omega-3 o placebo al día

51

Pacientes con esteatohepatitis no alcohólica78 pacientes6 mesesMejora de parámetros estudiados (niveles de enzimas hepáticas, triglicéridos, colesterol total, proteína C reactiva, malondialdehído, colágeno tipo IV y pro-colágeno tipo III) y mejoras a nivel histológico en el grupo sometido a Omega-350 ml de Omega-3 o placebo al día

52

Pacientes con DM tipo 2 con historia de suplementación con Omega-3 para el manejo de la hipertrigliceridemia344 pacientes1,6 a 1,9 añosPreservación de la función renal en el grupo sometido a 4 g Omega-3<4 g de Omega-3 o 4 g de Omega-3 al día

53

Individuos saludables42 individuos3 mesesDisminución en los parámetros del estrés oxidativo y en el riesgo de desarrollo de cáncer de piel relacionado a rayos UVA en el grupo sometido a EPA4 g de EPA purificado o de ácido o oleico al día

54

Pacientes con dermatitis atópica de moderada a severa intensidad22 pacientes10 díasMejoría en la severidad de los síntomas en el grupo sometido a Omega-3200 ml de Omega-3 o de Omega-6 al día

55

Necesitarás saber si: ¿Estás tomando suficiente Omega 3?

> Cómo potenciar sus beneficios: combina dieta y antioxidantes

Un punto valioso a considerar si quieres potenciar los efectos beneficiosos de los ácidos grasos Omega-3 es el de mantener una dieta antiinflamatoria, sana, balanceada y llena de nutrientes desde la primera comida del día hasta la última.

Incluir otras fuentes de ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 (los leíste antes en este mismo post), frutas y vegetales en todas las comidas del día, y regular la ingesta de carbohidratos, controlando al mismo tiempo las concentraciones de insulina en tu cuerpo, son cosas que puedes hacer para obtener los mejores resultados posibles y sanar tu cuerpo.

Los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 pueden pasar por procesos de oxidación dañinos para el cuerpo humano.

Sin embargo, estos pueden prevenirse teniendo altas concentraciones de elementos antioxidantes en la sangre.

Además de los que puedan obtenerse mediante la dieta diaria, incluir suplementación a base de elementos antioxidantes como la vitamina E o la coenzima Q10 elevará sus niveles, no sólo para potenciar los efectos del Omega-3 y evitar su oxidación, sino también para promover las demás reacciones beneficiosas que se necesiten desarrollar en el organismo.

Flecha Efectos secundarios y contraindicaciones

Si bien estos elementos nutricionales proporcionan increíbles beneficios para la mayoría de los órganos y sistemas del organismo humano, es muy importante tomar en cuenta las recomendaciones de los expertos para asegurar su comportamiento óptimo ya que, como todo suplemento, podrían generar ciertos efectos secundarios y/o adversos, o tener una interacción indeseable con algunas condiciones médicas.

Sobre este tema, algunos registros clínicos han incluido:

  • Síntomas gastrointestinales como náuseas, vómitos, estreñimiento, diarrea, cólicos gástricos, acidez o eructos.
  • Cambios a nivel del gusto, percibiendo un sabor desagradable a pescado.
  • Sintomatología cardiovascular, especialmente debido a la capacidad del Omega-3 de aumentar la fluidez sanguínea.
  • Interacciones con ciertos medicamentos que contienen hormonas como anticonceptivos o terapias de reemplazo hormonal.
  • Síntomas desfavorables en presencia de afecciones pancreáticas, hepáticas o tiroideas.

Punto importante a señalar es la posibilidad de aparición de reacciones alérgicas a algún componente del suplemento a base de ácidos grasos Omega-3, por lo cual es necesario conocer los ingredientes del mismo antes de consumirlo.

También será necesaria la supervisión de un experto en caso de que la persona que quiera consumir esta suplementación esté embarazada o sea un menor de edad, pudiendo tener que administrar dosis modificadas para obtener los mejores resultados de acuerdo a sus características clínicas.

Está de más decir que en caso de presentar algún síntoma expuesto anteriormente, será necesaria la suspensión inmediata del consumo del suplemento, además de la urgente visita al médico para controlar la situación médica.

Ampliarás esta información en: Omega 3 Contraindicaciones a tener en cuenta

Flecha Conclusiones y recomendaciones

Si bien los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 poseen numerosos beneficios para la salud del cuerpo humano, como ya fue señalado previamente, es necesario tener en cuenta ciertos factores para así poder obtener los mejores resultados posibles y prevenir algunas situaciones desfavorables para el organismo cuando se esté tomando suplementación a base de estos mismos elementos grasos.

Básicamente, el consumo de algún elemento nutricional en forma de suplementación sigue, muchas veces, ciertas pautas similares a las que se deberían seguir con la alimentación, como:

  • Seguir las recomendaciones de los expertos
  • Asegurarse de que su consumo sea seguro en caso de padecer alguna situación médica especial.
  • Consultar un médico al presentar efectos adversos.
  • Elegir opciones de alta calidad respaldadas por productores certificados.

En el caso de la suplementación basada en los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3, sus diversos efectos beneficiosos para el organismo humano sólo se obtendrán si se siguen las recomendaciones señaladas por las personas que saben cómo sacar lo mejor de ellos.

Si quieres obtener todo lo que los ácidos grasos Omega-3 pueden proporcionarte, desde solventar aquellos procesos inflamatorios crónicos y silentes que hacen de tu cuerpo una bomba de tiempo hasta ayudar a cada uno de tus órganos y sistemas para que funcionen al 100%, deberás cumplir con cierta dosificación que solo los expertos pueden proporcionarte.

La razón de esto es que, según la bibliografía existente, las dosis de ácidos grasos Omega-3 cambian dependiendo de algunos factores que incluyen el grado de inflamación presente, las patologías existentes, la dieta que se esté practicando, entre otros, pudiendo ir desde dosis mínimas hasta dosis que superan los 5 g al día, necesitando obligatoriamente la supervisión de un profesional de la salud.

Además de la dosificación, el especialista en salud podrá asegurarse de que la suplementación a base de ácidos grasos Omega-3 no interfiera con alguna patología o condición médica que estés presentando, o en dado caso, algún medicamento que estés consumiendo en ese momento, para no provocar la aparición de síntomas indeseados.

Como fue dicho previamente en este post, es fundamental procurar elegir suplementos a base de ácidos grasos Omega-3 provenientes de productores con certificación IFOS™, para obtener beneficios positivos a altos niveles de seguridad alimentaria.

Expuestos los puntos anteriores, queda bastante claro que si sigues las recomendaciones necesarias dadas por los especialistas y expertos en ácidos grasos poliinsaturados Omega-3, podrás obtener todos los beneficios que estos elementos nutricionales son capaces de proporcionar y mucho más.

Únicamente necesitarás comentarle a tu médico acerca de nuestros productos y nuestras guías que seguramente conocerá. ¡Y si no las conoce, pues enséñaselas!

Tenemos los estudios y los expertos de nuestro lado.

¡Es hora que incluyas el Omega-3 en tu día a día para que empieces a sentirte mejor en muy poco tiempo!

Aquí te dejamos nuestros productos para que le eches un ojo.

Desde: 27.00 
Desde: 49.00 
Desde: 49.00 

Estarás conmigo que este es el post más completo que has encontrado en internet (y seguramente encuentres) acerca de los Omega 3; con los beneficios para nuestra salud e información práctica y útil para hacer una buena elección de producto.

Me encantaría que valoraras el post con 5 estrellas para que los motores de búsqueda de google nos posicionen en los primeros lugares y así llegar a mucha más personas. Te doy las gracias de antemano.

[kkstarratings]
**Antes de realizar tu comentario recuerda que  NO se responderán consultas de tipo médico. Lo que se ofrecerá es exclusivamente una orientación a dudas relacionadas con la entrada publicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del fichero: VIBE NUTRACEUTICALS, SL . Finalidad: Poder realizar comentarios. Legitimación: consentimiento. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad