Importancia Grasas Salud Humana

La estigmatización de las grasas y su verdadera importancia en la nutrición del ser humano.

Hasta hace unos años las grasas han sido demonizadas, pensando que eran la causa de muchas enfermedades, hoy (como ya adelantaron algunos autores) se consideran imprescindibles para la salud humana.

Hoy en día, el ser humano, o al menos una parte de la población mundial, ha aumentado su interés en lo que come, pensando a cada momento en cómo una específica comida pueda afectar su cuerpo.

Debido a esto, cada día aparecen nuevos gurús de la nutrición o entrenadores personales certificados o no, que creen tener la solución en sus manos al presentar una nueva dieta como el elemento que otorgará los mejores resultados en el más corto período de tiempo posible.

Sin embargo, sólo algunas de estas dietas en realidad sirve o al menos están fundamentadas en estudios clínicos y bibliografía científica validada.

Dieta vs. Régimen alimenticio.

Para entender mejor este tema, primero se debe explicar el concepto de dieta porque muchas personas aún tienen la falsa idea de que esta representa únicamente la restricción de la ingesta de comidas y bebidas para así disminuir la cantidad de nutrientes y energía obtenidos con el objetivo de llegar a un peso corporal específico.

Clínicamente, una dieta es la cantidad de alimento, ya sea sólido o líquido, que se le administran al organismo en un período de 24 horas, no importando si esta cantidad cubre o no las necesidades nutricionales.

Entonces, según el concepto anterior, una dieta es lo que alimenta al ser humano.

En cambio, si se quisiera hablar de la alimentación necesaria para algún tipo de paciente con cierta enfermedad o para alguna persona que quisiera aumentar masa muscular o perder peso corporal, se debería hablar de un régimen alimenticio.

En definitiva, no importa si se está buscando alcanzar una meta nutricional o simplemente se quiera vivir bien, todas las personas deberían tener una nutrición adecuada a sus requerimientos diarios para alcanzar el estado de salud más óptimo posible.

Esto es válido tanto para las personas más gorditas como para las más flaquitas.

Las grasas: elementos rechazados, pero esenciales.

Habiendo aclarado algunos conceptos, es importante recalcar que una nutrición adecuada necesita obligatoriamente incluir ciertos nutrientes para el correcto funcionamiento del organismo humano.

Estos nutrientes se pueden dividir en micronutrientes, los cuales incluyen a las vitaminas, minerales, antioxidantes, entre otros elementos, y en macronutrientes, representados por los carbohidratos, las proteínas y, un grupo de elementos que produce cierto rechazo en muchas personas, las grasas.

Así como los otros macronutrientes, las grasas, también conocidas como lípidos, son elementos esenciales para cumplir ciertas funciones dentro y fuera del ser humano.

Entre las funciones que estas cumplen, se incluyen:

  • Fuente de energía, siendo el origen de esta luego de haberse consumido las reservas de carbohidratos en el organismo.
  • Base estructural de las membranas celulares, formando la bicapa fosfolipídica, importante y esencial para las células.
  • Elementos precursores de algunas hormonas esteroideas, ácidos biliares y vitaminas.
  • Fungen de transporte para ciertas vitaminas liposolubles y otros elementos importantes.
  • En la industria alimentaria son utilizadas para enriquecer el sabor de ciertas comidas.

Es importante recalcar que sin la presencia de las grasas, tanto las buenas como las malas, el ser humano no podría ser capaz de vivir, ya que funciones compatibles con la vida no se estarían realizando.

Sin embargo, hoy en día, aún existen muchísimas personas que creen que todas las grasas son dañinas, dejando volar la imaginación de las personas, creando mitos innecesarios.

Obviamente, todo este pensamiento es erróneo.

Eliminando mitos: grasas beneficiosas y grasas dañinas.

No todas las grasas son dañinas, como muchos piensan, también existen ciertas que son extremadamente buenas, principalmente por las beneficiosas y esenciales funciones que cumplen en el cuerpo humano.

Estas grasas de alta calidad son representadas en mayor parte por las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, encontrándose predominantemente en aceites, vegetales y pescados.

Bioquímicamente, estas grasas poseen uno o más dobles enlaces en su estructura, los cuales las hacen más sensibles a la temperatura ambiente.

Se consideran beneficiosas por realizar múltiples acciones como aumentar los niveles de colesterol “bueno” HDL, mejorar la funcionalidad cardiovascular, mejorar los procesos inflamatorios, entre otros.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que, como existen grasas buenas, es verdad que también existen grasas dañinas representadas en este caso por las grasas saturadas, las cuales bioquímicamente no poseen dobles enlaces en su estructura, haciéndolas menos sensibles a la temperatura ambiente.

Estas usualmente se encuentran en productos de origen animal y, si bien las grasas saturadas son necesarias en ciertos procesos metabólicos, su consumo debe ser moderado.

Otro tipo de grasas dañinas son las tan conocidas grasas trans.

Estas tienen un origen industrial debido a que se producen por la transformación y los procesos de hidrogenación y refinación a los cuales son sometidas ciertas grasas.

Este tipo se puede encontrar especialmente en los aceites hidrogenados y alimentos procesados, y deben excluirse de cualquier dieta.

Estos dos últimos tipos de grasas han sido relacionados con el incremento de los niveles de colesterol “malo” LDL, aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas, promoción de los procesos inflamatorios, entre otras acciones dañinas.

Habiendo dicho lo anterior, es necesario recordar la importancia que tiene el desmitificar la idea de que todas las grasas producen efectos dañinos en el organismo humano.

Las grasas son necesarias y fundamentales para el desarrollo humano, siempre y cuando:

  • Se entienda cuáles son las grasas que se deben consumir y cuáles no, encontrando el equilibrio adecuado.
  • Se elijan productos de primera calidad con el mejor contenido graso posible.
  • Se tenga el conocimiento de los requerimientos diarios de los diversos elementos grasos para cumplir todos los fines metabólicos del cuerpo humano.
  • Y último, pero no menos importante, se sepa por qué razones en específico se deben consumir grasas hoy en día.

El mundo de la nutrición avanza con cada día que pasa y constantemente se encuentran nuevas formas de incluir a las grasas en la alimentación diaria del ser humano.

En el siguiente bloque de artículos basados en estudios clínicos e información proporcionada por autores de renombre en el campo de la nutrición y alimentación, se estarán discutiendo las propiedades beneficiosas de un muy importante ácido graso: el Omega-3.

¿Quieres leer el siguiente post? Aquí te lo dejo.

El desequilibrio entre los Omega 3 y 6 y la inflamación crónica

Si quieres revisar el Índice Completo de esta guía aquí tienes el enlace.

Guía Completa Omega 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp
Compartir
Twittear
Compartir
Email