¿El Omega 3 es bueno contra la diabetes?

Si eres una persona diabética que quiere saber si tomando Omega 3 puede controlar sus niveles de azúcar o si en cambio eres un profesional de la medicina que busca información sobre la influencia del Omega 3 en la diabetes, este post es el que necesitas para saber más al respecto sobre sus efectos beneficiosos.

De la diabetes mellitus se conocen muchísimas cosas. Desde su origen a nivel pancreático hasta la gran cantidad de complicaciones y riesgo de enfermedades que puede generar, sin olvidar toda la fisiopatología que hay detrás de ella.

Y, sin duda, hay también muchísima información acerca de su tratamiento, el cual, especialmente hoy en día, se basa no solo en la farmacoterapia, sino también en el cambio de hábitos de vida insanos por otros más saludables que ayuden a modular el comportamiento de esta patología.

La nutrición en el paciente diabético es un tema fundamental, ya que a través de ella es que literalmente entra la glucosa en el organismo, molécula que se torna difícil de metabolizar en estos casos, ya sea por los bajos niveles de insulina, entre otros factores, en la diabetes tipo 2 o por la falta de la misma en el tipo 1. Por esto, es justamente su control por medio del consumo de alimentos con baja carga glicémica, altos en fibra dietética, ricos en proteínas de alto valor biológico y en grasas saludables a lo que se le debe prestar atención.

Y si se le añaden los suplementos nutricionales a este manejo, el espectro de posibles combinaciones terapéuticas aumenta significativamente, siendo el ácido graso Omega 3 uno de los elementos que ciertamente deben tomarse en cuenta para lograr este objetivo.

¿Qué suplemento alimenticio se le puede dar a un diabético?

Antes de responder esta pregunta, se debe entender que la diabetes mellitus es un proceso patológico que aumenta considerablemente los niveles de inflamación del organismo (4, 5, 8). Si también se considera que factores previos a este estado, tales como la resistencia a la insulina u obesidad, y condiciones patológicas como las enfermedades cardiovasculares, nefropatías y neuropatías periféricas guardan gran relación con la inflamación, este debería ser uno de los objetivos terapéuticos a tratar.

Investigaciones demuestran el gran potencial inflamatorio que pueden tener todas estas condiciones, lo que desencadenaría todo un proceso que, a su vez, prolongaría dicho estado inflamatorio y agravaría cada vez más al paciente diabético (4, 5, 8):

  • Aumento del estrés oxidativo, con mayores niveles de especies reactivas del oxígeno (ROS) y otros radicales libres.
  • Disfunción endotelial, con alteración en la modulación del óxido nítrico (NO).
  • Aumento de la producción de moléculas pro-inflamatorias, tales como el factor de necrosis tumoral alfa (FNT-α) y la interleucina-6 (IL-6).

Dicho esto, y respondiendo a la pregunta que intitula este apartado, un paciente diabético debería consumir un suplemento alimenticio que pueda disminuir los factores pro-inflamatorios antes mencionados, como es el caso del Omega 3 (10, 12).

Si a esto también se le añade el desequilibrio entre los niveles séricos de Omega 3 y 6, estando este a favor del último (11), evidenciado en los pacientes diabéticos tipo 2, y teniendo en cuenta que el Omega 6 está muy presente en dietas occidentalizadas, altas en aceites y grasas poco saludables, y que es capaz de generar diversas moléculas pro-inflamatorias, es evidente que la suplementación con ácidos grasos Omega 3 sería de gran ayuda (10, 12). Se recomienda llevar una dieta saludable que incluya aceite y grasa saludable aumentando la ingesta de aceite de oliva y el consumo de pescado, para evitar acumulación de grasa en el hígado y grasa abdominal poco saludable.

¿Qué pasa si un diabético toma Omega 3?

La suplementación de Omega 3 para diabetes tipo 2 se viene estudiando desde hace varios años en torno a los niveles de azúcar y niveles de glucosa, existiendo algunos estudios que indican una relación entre este componente y la regulación de los niveles de insulina basal, glicemia en ayuna, hemoglobina glicosilada (HbA1c) y el índice HOMA-IR (6, 10), asi como sus efectos protectores.

Sin embargo, como estos estudios no han sido concluyentes, el verdadero beneficio del Omega 3 recae en su potencial antiinflamatorio (10, 12), gracias a su capacidad para disminuir los niveles de FNT-α, IL-6, entre otros factores pro-inflamatorios, así como la restitución del equilibrio con el Omega 6, y todos los beneficios que esto implica, al ser suplementado (10, 11, 12).

Omega 3 para diabéticos tipo 1

Si bien la gran mayoría de los estudios aquí mencionados se enfocan en el Omega 3 para diabéticos tipo 2, también existe evidencia científica que asocia el consumo de este suplemento con pacientes diabéticos tipo 1, una patología que responde más a causas autoinmunitarias que a hábitos de vida poco saludables.

Hay que decir desde un inicio que los resultados de la suplementación de este ácido graso en diabéticos tipo 1 no han sido concluyentes, pero sí han sido meritorios de atención, pudiendo dar paso a futuras investigaciones mejor estructuradas y con mayor relevancia clínica (1, 7, 9).

Dicho esto, los potenciales mecanismos de acción con los cuales el Omega 3 podría beneficiar a los pacientes con diabetes tipo 1, especialmente en fases tempranas de la enfermedad, incluyen la disminución de la destrucción autoinmune de las células β pancreáticas, principalmente a través de la (1, 7, 9):

  • Supresión de las poblaciones celulares de linfocitos Th1 y Th17, y aumento de las poblaciones de linfocitos Th2 y linfocitos T reguladores (Treg).
  • Regulación de los niveles de citoquinas pro-inflamatorias, tales como el interferón-γ (IFN-γ), la interleucina-6 (IL-6) y 17 (IL-17), y el FNT-α.

Del mismo modo, hay también evidencia de que la asociación entre los ácidos grasos poliinsaturados Omega 3 y la vitamina D3 (colecalciferol) podría retardar los efectos patológicos de este tipo de diabetes y favorecer a niños diagnosticados recientemente (2, 3).

Habiendo leído el texto anterior y los estudios científicos que lo avalan, se puede decir que, si bien aún falta esclarecer algunos mecanismos fisiopatológicos que ayuden a explicar el desenvolvimiento del Omega 3 en pro de las personas con diabetes mellitus, ya sea tipo 1 o 2, su suplementación puede ayudar a frenar el avance de esta condición metabólica, y más aún si se acompaña con un estilo de vida saludable que combine una dieta equilibrada y ejercicio físico diario, así como del tratamiento médico correspondiente.

Bibliografía
  1. Bi, X., Li, F., Liu, S., Jin, Y., Zhang, X., Yang, T., Dai, Y., Li, X., & Zhao, A. Z. (2017). ω-3 polyunsaturated fatty acids ameliorate type 1 diabetes and autoimmunity. Journal of Clinical Investigation, 127(5), 1757-1771. https://doi.org/10.1172/JCI87388
  2. Cadario, F., Pozzi, E., Rizzollo, S., Stracuzzi, M., Beux, S., Giorgis, A., Carrera, D., Fullin, F., Riso, S., Rizzo, A. M., Montorfano, G., Bagnati, M., Dianzani, U., Caimmi, P., Bona, G., & Ricordi, C. (2019). Vitamin D and ω-3 Supplementations in Mediterranean Diet During the 1st Year of Overt Type 1 Diabetes: A Cohort Study. Nutrients, 11(9), 2158. https://doi.org/10.3390/nu11092158
  3. Cadario, F., Savastio, S., Ricotti, R., Rizzo, A. M., Carrera, D., Maiuri, L., & Ricordi, C. (2018). Administration of vitamin D and high dose of omega 3 to sustain remission of type 1 diabetes. European Review for Medical and Pharmacological Sciences, 22(2), 512-515. https://doi.org/10.26355/eurrev_201801_14203
  4. Cosentino, F., & Egidy Assenza, G. (2004). Diabetes and Inflammation. Herz, 29(8), 749-759. https://doi.org/10.1007/s00059-004-2635-8
  5. Halim, M., & Halim, A. (2019). The effects of inflammation, aging and oxidative stress on the pathogenesis of diabetes mellitus (type 2 diabetes). Diabetes & Metabolic Syndrome: Clinical Research & Reviews, 13(2), 1165-1172. https://doi.org/10.1016/j.dsx.2019.01.040
  6. Jafari, T., Fallah, A. A., & Azadbakht, L. (2013). Role of dietary n-3 polyunsaturated fatty acids in type 2 diabetes: A review of epidemiological and clinical studies. Maturitas, 74(4), 303-308. https://doi.org/10.1016/j.maturitas.2013.01.008
  7. Li, X., Bi, X., Wang, S., Zhang, Z., Li, F., & Zhao, A. Z. (2019). Therapeutic Potential of ω-3 Polyunsaturated Fatty Acids in Human Autoimmune Diseases. Frontiers in Immunology, 10, 2241. https://doi.org/10.3389/fimmu.2019.02241
  8. Lontchi-Yimagou, E., Sobngwi, E., Matsha, T. E., & Kengne, A. P. (2013). Diabetes Mellitus and Inflammation. Current Diabetes Reports, 13(3), 435-444. https://doi.org/10.1007/s11892-013-0375-y
  9. Norris, J. M., Yin, X., Lamb, M. M., Barriga, K., Seifert, J., Hoffman, M., Orton, H. D., Barón, A. E., Clare-Salzler, M., Chase, H. P., Szabo, N. J., Erlich, H., Eisenbarth, G. S., & Rewers, M. (2007). Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acid Intake and Islet Autoimmunity in Children at Increased Risk for Type 1 Diabetes. JAMA, 298(12), 1420. https://doi.org/10.1001/jama.298.12.1420
  10. O’Mahoney, L. L., Matu, J., Price, O. J., Birch, K. M., Ajjan, R. A., Farrar, D., Tapp, R., West, D. J., Deighton, K., & Campbell, M. D. (2018). Omega-3 polyunsaturated fatty acids favourably modulate cardiometabolic biomarkers in type 2 diabetes: A meta-analysis and meta-regression of randomized controlled trials. Cardiovascular Diabetology, 17(1), 98. https://doi.org/10.1186/s12933-018-0740-x
  11. Shetty, S. S., Kumari N., S., & Shetty, P. K. (2020). ω-6/ω-3 fatty acid ratio as an essential predictive biomarker in the management of type 2 diabetes mellitus. Nutrition, 79-80, 110968. https://doi.org/10.1016/j.nut.2020.110968
  12. Tortosa-Caparrós, E., Navas-Carrillo, D., Marín, F., & Orenes-Piñero, E. (2017). Anti-inflammatory effects of omega 3 and omega 6 polyunsaturated fatty acids in cardiovascular disease and metabolic syndrome. Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 57(16), 3421-3429. https://doi.org/10.1080/10408398.2015.1126549

NO MALGASTES TU DINERO

Checklist Definitivo para elegir el mejor Omega 3

Incluye una Comparativa Actualizada de productos. (Mercado español)

Descargar Gratis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.