Omega 3 beneficios para el cerebro

Omega 3 para tu Cerebro: el mejor neuroprotector natural

Entenderás la importancia que tiene para la salud de tu cerebro y conocerás sus beneficios en los trastornos mentales más comunes así como en enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson.

Este post es parte de una Secuencia Completa para aprender los Conceptos Básicos necesarios para entender TODO sobre los Omega 3. Si no te has suscrito, es buen momento para hacerlo ahora.

Cualquier persona que repase la literatura sobre cómo los ácidos grasos Omega 3 protegen al cerebro se sorprenderá. Y no es de extrañar, pues aproximadamente el 60% del peso seco del mismo está compuesto de grasa. (1).

El EPA y el DHA juegan un papel fundamental en la formación del cerebro, las células nerviosas, las sinapsis neuronales y protegiendo contra la neuroinflamación, fenómeno que desencadena diferentes trastornos de los que luego hablaré.

Omega 3 mejora la memoria cognitivaMe cuesta creer que todavía haya neuropsicólogos y psicólogos que cuestionen la utilidad del omega 3 y no lo tengan en cuenta como suplemento clave para acompañar y complementar sus tratamientos en casos de autismo, hiperactividad y déficit de atención o dislexia. Y lo digo por experiencia propia. Lamentablemente la respuesta mayoritaria que me encuentro cuando visito a este tipo de profesionales, es: “no está comprobado, con alimentos enriquecidos y el pescado que tomas es suficiente”.

Es una lástima.

Por suerte, cada vez hay más padres y pediatras, preocupados por la salud de los niños, que se empeñan en abrir enfoques más completos e integradores para el tratamiento de estos problemas.

Si el equipo de ingenieros de un fórmula 1 trabaja para mejorar la aerodinámica de su coche con nuevos alerones y diseños, posiblemente consigan hacerlo rendir más pero como no procuren suministrarle un combustible adecuado no obtendrán el máximo rendimiento, y el motor acabará averiándose en poco tiempo.

Es decir, si a un niño se le estimula con ejercicios para desarrollar ciertas habilidades pero no se cubren los requerimientos nutricionales de su cerebro, los resultados no serán completos.

Omega 3 para mejorar aprendizajeNo pretendo desmerecer el esfuerzo de muchos profesionales, al contrario, si eres psicólogo, neuropsicólogo, psiquiatra o profesional de este ramo te animo a que leas este artículo y muchos otros, para que recopiles información y reconsideres tu enfoque en pro de ayudar mucho más.

El omega 3 NO es una pastilla milagrosa, pero un buen omega 3, altamente concentrado, molecularmente destilado, libre de metales pesados y Certificado IFOS será el mejor aliado para recuperar el cerebro y “reconectar” las rutas que, por el envejecimiento o por cualquier evento no deseado, se hayan podido producir.

A continuación hago un repaso de las enfermedades, comportamientos y situaciones relacionadas con la salud mental en las que puede ayudar el aceite de pescado.

Los Omega 3 sirven para:

1. Reducir el consumo de tabaco drogas y alcoholismo

Normalmente, aquellos que abusan de ciertas sustancias como el tabaco, las drogas o el alcohol tienen malos hábitos alimentarios y sus niveles de Omega 3 son muy bajos. Se han llevado a cabo estudios en esta línea y se ha podido comprobar que al aumentar sus niveles de EPA y DHA en sangre ven reducido significativamente sus niveles de dependencia, es decir, experimentan el síndrome de abstinencia con mucha menor intensidad. (2, 3, 4)

2. Reducir el Comportamiento y las Conductas Agresivas

Hay cierta evidencia de que la conducta violenta y agresiva puede ser debida a ciertas deficiencias de vitaminas, minerales y ácidos grasos en la dieta. Estudios muestran que aumentando los niveles de EPA y DHA estas conductas pueden verse reducidas. (5, 6, 7)

3. Reducir los síntomas de Ansiedad y Depresión

Las personas con depresión tienen niveles bajos de ácidos grasos Omega 3, según los estudios que se han realizado. Una excepcional y efectiva forma de aumentar esos niveles es a través de la ingesta de un suplemento nutricional adecuado. La evidencia de los meta-análisis realizados muestran mayor efectividad del EPA frente al DHA (8, 9, 10, 11)

4. Combatir la Anorexia (Desordenes alimentarios)

Los omega 3 juegan un papel importante en el tratamiento de la anorexia pues estimulan la producción de una serie de neurotransmisores que normalizan la ingesta de alimentos, favoreciendo la ganancia de peso en estos casos, pero no en personas con sobrepeso. (12, 13)

5. Prevenir el Desorden Bipolar

Los estudios concluyen que reducen los episodios maníacos y son una buena opción como tratamiento preventivo en aquellas personas que sufren brotes psicóticos. (14, 15, 16, 17)

6. Protegen contra la Demencia y Alzheimer

Tomar aceite de pescado protege contra la demencia y el desarrollo de enfermedades relacionadas con la cognición, hecho que se demostró en ancianos y personas de mediana edad. El ácido Eicosapentanoico preserva la masa cerebral, mientras que niveles elevados de DHA en el suero plasmático reducen el riesgo y te protegen. (18, 19, 20)

7. Reducir las Crisis Epilépticas

Las revisiones de estudios realizadas muestran evidencia suficiente como para considerar los ácidos grasos Omega 3 como un elemento clave en el tratamiento de la epilepsia por sus efectos neuroprotectores y anticonvulsivos. (20, 21)

8. Remitir la Esclerosis Múltiple (EM)

La EM afecta a diferentes áreas como son el cerebro, la médula espinal y los nervios ópticos. Una enfermedad crónica y autoinmune que gracias a la ingesta de ácidos grasos Omega 3 puede remitir y cuyo desarrollo puede retrasarse tal y como muestran los estudios realizados. Esto se debe en parte a los efectos neuroprotectores e inmunomoduladores de los ácidos grasos omega 3. (22, 23)

9. Reducir la Esquizofrenia

Diversos estudios confirmaron la relación existente entre los episodios de esquizofrenia y bajos niveles de ácidos grasos Omega 3 en las membranas eritrocitarias. Lo que significa que si padeces este problema y te suplementas, especialmente con EPA, se reducirán los síntomas. (24, 25, 26)

10. Tratar el Trastorno Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

Estudios revisados en un meta-análisis mostraron que los niños y jóvenes con TDAH tienen bajos niveles de Omega 3. Un elevado ratio Omega 6/Omega 3 acarrea complicaciones en el desarrollo cerebral de los niños y por tanto es conveniente aportar a través de la ingesta de aceite de pescado el EPA y el DHA, pues generan metabolitos neuroprotectores, además de intervenir en otras rutas bioquímicas de los que ya te hablaré. (27, 28, 29)

11. Mejorar el Comportamiento y aprendizaje (Dislexia, dispraxia)

Estudios muestran que los Omega 3 ofrecen un opción complementaria al tratamiento estándar de la dislexia y de la dispraxia. Por eso, deben ser tenidos en cuenta. Producen una mejora de las habilidades motoras, de lectura y aprendizaje en general. (30, 31, 32)

12. Mejorar la Memoria

Existe evidencia que que vinculan que una mayor ingesta de pescado y Omega 3 favorece el desarrollo temprano del cerebro y reducen el riesgo de que se produzca pérdida de memoria y otras facultades durante el envejecimiento. En esta ocasión el DHA juega un papel protagonista. (33, 34, 35)

13. Reducir el riesgo de padecer Parkinson

Se han obtenido excelentes resultados en pruebas como la Escala Unificada de Clasificación de la Enfermedad de Parkinson y en marcadores asociados a la inflamación suplementando a pacientes con Parkinson con Omega 3 y Vitamina E .

También se asoció que una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados y baja en grasas saturadas reduce el riesgo de padecer Parkinson y que el aceite de pescado, como ya escribí en este mismo post, tiene efectos neuroprotectores. (36, 37, 38, 39)

14. Reducir los ataques de Migraña

Diversos estudios realizados sugieren que niveles bajos de EPA y DHA van asociados a una mayor frecuencia en ataques de migrañas. (40, 41)

15. Tratar el Autismo

Quienes padecen Trastornos de Espectro Autista presentan niveles bajos de EPA y DHA en sus membranas celulares. Normalizar estos valores mediante el aporte de aceite de pescado, como complemento al tratamiento, es una buena opción para mejorar este tipo de condiciones tal y muestran los estudios realizados.

Por ejemplo, niños con autismo mejoran sus resultados al evaluarlos con la Lista de Verificación del comportamiento Aberrante (ABC) suplementándoles durante, al menos, 6 semanas. (42, 43, 44, 45, 46)

Sinceramente, no sé a ti, pero a mi me parece extraordinario el rol que juegan los Omega 3, concretamente el EPA y DHA, en la salud de nuestro cerebro.

Para acabar me gustaría hacerte una breve anotación que considero interesante que tengas en cuenta a la hora de planear una estrategia para cuidar de tu cerebro.

Se trata de eliminar metales pesados del organismo porque estos son extremadamente neurotóxicos y desgraciadamente en muchas ocasiones estamos expuestos a niveles muy elevados pero de esto te hablaré en otro post.

Para acabar,  tres cosas:

 Si tienes alguna pregunta, cuestión, duda, estaré encantado de resolvértela. Escríbela en los comentarios.

 Te pido que valores el post, espero que te haya gustado. De esta manera me ayudas a posicionarme mejor en Google. ¡Gracias!

Omega 3 para tu Cerebro: el mejor neuroprotector natural
4.7 (93.33%) 6 votos

 Y te animo a que continúes con la Lección 2 de esta serie. Donde respondo a esta pregunta. ¿Cuánto Omega 3 debería tomar al día?

IR A LA LECCIÓN 2

*No es necesario el email para continuar 😍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *