dieta cetogenica guia completa

Guía Completa sobre la Dieta Cetogénica: Qué es, cómo funciona, beneficios y pasos a seguir

Tan sólo 23 min de lectura para tener las cosas más claras 😉

Beneficios para la salud, de qué se trata y cómo empezar. Una completa guía para iniciar este plan bajo en carbohidratos y rico en grasas.

En la actualidad, existe cada vez más información en las redes sociales e internet sobre consejos para la salud, dietas y ejercicio. No obstante, no todas ellas son confiables, seguras y efectivas.

Muchas de las recientes dietas de moda se basan en alguno que otro estudio fuera de contexto y promesas exageradas de pérdida de peso.

Recientemente, la dieta cetogénica, también conocida como “keto diet” en la lengua anglosajona, ha alcanzado mucha aceptación entre pacientes y nutricionistas, pero existe mucha desinformación en el público en general.

¿Cuál es la verdad de las dietas cetogénicas? ¿De qué se tratan?

Y, más importante aún, ¿Cómo podemos comenzar y qué recomendaciones deberíamos poner en práctica?

Flecha Qué es la dieta cetogénica y qué consigues con la cetosis

Se basa en una vía metabólica llamada cetosis, y es una dieta muy baja en carbohidratos que promueve la utilización de esta vía para obtener energía.

Para conseguir energía, nuestro cuerpo utiliza los carbohidratos principalmente, pero también puede utilizar las proteínas y la grasa. Aunque, trabaja con un orden de prioridad y si hay carbohidratos disponibles los utilizará primero (1).

En la “keto diet” consumimos una cantidad de carbohidratos ínfima, muy pequeña, y esta cantidad limitada de carbohidratos obliga al cuerpo a utilizar otro sustrato para adquirir combustible. En este caso, la grasa.

En pocas palabras, mediante esta dieta el organismo entra en una vía alterna del metabolismo en la que quema más grasa para convertirla en energía, y por eso promueve una pérdida de peso más rápida.

Es por eso que el fundamento de las dietas cetogénicas es evitar o eliminar todo tipo de alimentos con azúcar y almidón, ya que estos contienen carbohidratos que no permitirán al cuerpo entrar en estado de cetosis.

Después de un período de adaptación, el organismo comienza a cambiar las vías de metabolismo y comienza a quemar grasa para producir energía. Al hacerlo, comienza a producir unas moléculas llamadas cetonas o cuerpos cetónicos, de donde viene el nombre de la dieta.

Los cuerpos cetónicos son producidos en el hígado, cuando este órgano comienza a oxidar los ácidos grasos y el glicerol mediante una vía metabólica llamada beta-oxidación. Son 3 moléculas principales, todas ellas solubles en agua: El acetoacetato, el beta-hidroxibutirato, y la acetona.

De todos ellos, es posible que reconozcas el nombre “acetona”, ya que se utiliza comercialmente en la industria estética. A pesar de ello, la cantidad de acetona que se produce y se libera a la sangre no es peligrosa, y lo único que causa es un ligero cambio en el aliento.

Los cuerpos cetónicos que se liberan durante este proceso son una fuente confiable de energía, especialmente para el tejido cerebral, ya que atraviesan la barrera hematoencefálica.

De igual manera, estos cuerpos se pueden medir en la sangre para verificar que ya nuestro organismo ha entrado en cetosis y la dieta está dando resultado (2).

Flecha Despejando dudas sobre la dieta cetogénica (contraindicaciones)

La primera duda que debemos despejar con relación a esta dieta es la diferencia entre cetosis y cetoacidosis.

La cetosis es un proceso natural, una vía metabólica alterna en la cual se obtiene energía utilizando la grasa como sustrato principal.

En cambio, la cetoacidosis es un problema de salud que generalmente ocurre en personas diabéticas, en la cual el cuerpo produce por error una cantidad excesiva y peligrosa de cuerpos cetónicos.

No por ello la “keto diet” está contraindicada en pacientes diabéticos.

Todo lo contrario, existen variedad de estudios que señalan a esta como un modelo terapéutico que podría revertir la diabetes de manera natural (3).

Sea como sea, las dietas cetogénicas, que consisten principalmente en reducir al máximo el consumo de carbohidratos, se parece mucho a la dieta que generalmente se recomienda a las personas que sufren de diabetes.

Lo único de lo que debemos cuidarnos si comenzamos este proceso en pacientes diabéticos sería que los niveles de glucosa en sangre bajen demasiado, ya que de por sí es una forma de terapia que puede potenciar el efecto de los hipoglucemiantes orales.

Es por eso que se aconseja a los pacientes diabéticos que deseen seguir una dieta cetogénica, hacerlo bajo la supervisión de un profesional: para ajustar dosis de hipoglucemiantes de ser necesario, no porque sea peligrosa.

Diferencia entre dieta cetogénica, Atkins y Paleo

Muchas veces esta se suele confundir con otras dietas bajas en hidratos de carbono, como la dieta Atkins o la dieta paleolítica.

La principal diferencia es que la dieta keto no contiene demasiados alimentos ricos en proteínas. No es una dieta alta en proteínas ya que muchas de estas proteínas se pueden convertir en carbohidratos y desafiar todo el propósito de la dieta (1).

Esta es mucho más controlada que otras, y requiere una proporción precisa de macronutrientes (75% de grasas, 20% de proteínas y 5% de carbohidratos) así como análisis sanguíneos para verificar que te encuentras en fase de cetosis.

Para hacer más clara la distinción entre dieta cetogénica, Atkins y Paleo, hemos elaborado un listado de las principales diferencias entre ellas:

> Atkins vs. cetogénica: La dieta Atkins se parece a la cetogénica por su bajo consumo de carbohidratos, pero en vez de utilizar grasa saludable como fuente de energía utiliza proteína. La dieta cetogénica limita la proteína a un 20% o menos, ya que puede convertirse en glucosa y alterar el proceso de cetosis.

La dieta Atkins tiene varias fases, y aunque la primera fase es muy baja en carbohidratos y puede parecerse a la cetogénica, luego se reintroducen los carbohidratos en mayor proporción. Esto no ocurre en la dieta cetogénica, en la que se mantiene un consumo bajo de carbos de forma indefinida.

> Paleo vs. cetogénica: En su definición, la dieta Paleo se enfoca en recuperar la forma de alimentarnos saludablemente al adoptar la misma dieta del hombre paleolítico. De esta forma, se eliminan los granos, legumbres, y alimentos procesados. La dieta cetogénica en cambio no se enfoca tanto en grupos de alimentos sino en proporción de macronutrientes ideal para alcanzar una cetosis.

En la dieta Paleo puedes consumir fuentes de carbohidratos complejos como la remolacha y la calabaza, los cuales se excluyen o se utilizan con muchísimo cuidado en la dieta cetogénica.

La dieta Paleo restringe todo tipo de lácteos, incluido los productos a base de soya, los cuales se pueden consumir en la dieta cetogénica siempre y cuando se mantenga la proporción de carbohidratos.

Hay que recalcar que en la dieta keto, aumentas considerablemente el consumo de grasas, pero no cualquier tipo de grasa.

Existen grasas saturadas e insaturadas, siendo las saturadas las que consigues en la comida rápida, las comidas fritas, y muchos tipos de aceite. Son grasas poco saludables que no serán de mucha ayuda en el régimen cetogénico.

En cambio, preferimos las grasas saludables o insaturadas, que se encuentran en el aceite de oliva, el aguacate o palta, y el pescado.

En el ejercicio (4,5)

Una pregunta muy común que podríamos hacernos al comenzar una dieta cetogénica es si podemos hacer ejercicio.

Para quienes saben de musculación y fitness, podrían preocuparse por disminuir su potencial o entrar en un estado de catabolismo muscular.

Aunque, una vez entramos en fase de cetosis nuestro organismo obtiene suficiente energía de los ácidos grasos y no consumirá la proteína del músculo para obtenerla.

Por otro lado, si mantienes una rutina de ejercicios, puedes llegar a sentir que disminuye tu fuerza o capacidad de concentración mientras tu cuerpo entra en cetosis. Es un proceso de transición que no dura demasiado.

Una vez tu metabolismo se adapte a la nueva vía para obtener energía, podrás volver a tu actividad física tal como antes la venías practicando.

A pesar del mito generalizado de que un consumo bajo de hidratos de carbono causa pérdida muscular, no hay evidencia de que la dieta keto cause pérdida muscular.

Al contrario, existen estudios en los cuales atletas con regímenes de entrenamiento de resistencia han aumentado considerablemente su masa muscular mientras siguen un régimen cetogénico junto a ejercicio físico.

En mujeres y recomendaciones específicas

Adicionalmente, es necesario recalcar que la dieta cetogénica es una buena opción tanto para hombres como para mujeres, pero tenemos que tomar en cuenta que las mujeres son más susceptibles a cambios hormonales por causa de su dieta.

En este sentido, se recomienda que las mujeres durante la dieta cetogénica consuman una mayor cantidad de vegetales para asegurarse de obtener los nutrientes y electrolitos que su organismo necesita para funcionar correctamente.

De igual manera, es importante controlar el estrés emocional y físico que pueden causar el no dormir las suficientes horas durante la noche, el ejercicio muy intenso, y el consumo de alcohol y cafeína.

Todos estos factores podrían favorecer cambios hormonales en las mujeres que adoptan una alimentación cetogénica, especialmente si deciden alternarla con ayuno intermitente.

Flecha 5 Beneficios de la dieta cetogénica

Ningún régimen dietético es la panacea, y sus beneficios dependen mucho de las personas, sus metas y problemas de salud.

En este caso, no se trata de una dieta de moda. Todo lo contrario, ya que fue elaborada desde la década de 1920 y dirigida especialmente a pacientes con problemas neurológicos.

A lo largo de los años, se han detectado varios beneficios para la salud en asociación a la dieta cetogénica.

Entre ellos tenemos:

Problemas neurológicos

Tal como hemos mencionado, fue ideada para prevenir y tratar problemas neurológicos, en especial las convulsiones y la epilepsia.(2)

Otros estudios a lo largo del tiempo también han encontrado un efecto favorable en el Alzheimer, la ansiedad, la depresión, y otros trastornos.

Esto ocurre ya que los cuerpos cetónicos son solubles en agua, atraviesan la barrera hematoencefálica y llegan al cerebro con rapidez asombrosa, convirtiéndose en una fuente de energía confiable cuando otras alternativas de energía fallan por alguna razón.

Diabetes tipo 2

No solamente puede ser adoptada por pacientes diabéticos, sino que puede agregarse al arsenal terapéutico o prevenir la enfermedad en muchos casos.(3)

Los fundamentos de esta dieta van acorde con las pautas nutricionales que se aconsejan a pacientes diabéticos de disminuir los hidratos de carbono al máximo.

Adicionalmente, la etapa de cetosis conlleva a un mejor control de la glucemia, y en muchos casos a mejorar la sensibilidad a la insulina.

Riesgo cardiovascular

De igual manera, puede ayudar a disminuir el riesgo cardiovascular al mantener en control el colesterol y los triglicéridos.(6)

Parece contradictorio decir que consumirás mayor cantidad de grasas en la dieta y los lípidos de tu sangre se controlarán mejor.

Si bien, esto ocurre siempre y cuando elijas grasas saludables y evites las grasas saturadas.

De ser así, aumentará el colesterol bueno (HDL) mientras disminuyen el colesterol dañino (LDL) y los triglicéridos, disminuyendo así el riesgo de infarto al miocardio y la mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Control de peso

Es el motivo por el cual muchos se deciden a seguir una dieta cetogénica, y es efectiva en lograr bajar de peso de forma más acelerada.(7,8)

La dieta cetogénica ha sido utilizada para lograr acercarnos al peso ideal de forma más rápida para luego mantener el peso con alguna otra dieta más flexible.

Es ideal para quienes desean quemar grasa con mayor rapidez debido a algún evento o preparación física en particular.

Esto ocurre ya que, como hemos expuesto anteriormente, promueve la obtención de energía a través de la oxidación de las grasas.

Ayuda en la lucha contra el cáncer

Desde siempre se ha conocido la avidez que poseen las células tumorales por los nutrientes y el oxígeno de la sangre.(9)

Estas células crecen de forma descontrolada y reclutan nuevos vasos sanguíneos para tener mayor glucosa para crear energía y llevar a cabo sus funciones de multiplicación exagerada.

La dieta cetogénica reduce al mínimo el aporte de carbohidratos y los valores de glucosa en sangre, con lo que el potencial combustible del cáncer disminuye considerablemente.

Es probablemente esa la razón por la cual muchos estudios han encontrado una reducción en la incidencia y crecimiento de células tumorales con la aplicación de la dieta keto.

Sin lugar a dudas, al mejorar nuestra salud cardiovascular y metabólica, disminuyendo la incidencia de enfermedades crónicas y sus complicaciones, este sistema contribuye ampliamente al mantenimiento de un buen estado de salud, lo cual conlleva a un potencial aumento en la longevidad.

Estudios en modelos animales parecen indicar que la dieta cetogénica puede potenciar la longevidad, y aunque no hay suficientes datos clínicos en humanos para apoyar esta hipótesis (10), el aumento en la esperanza de vida puede verse desprendido de una mejoría en el estado de salud y prevención de enfermedades y complicaciones..

Flecha Las fases o etapas ¿Qué debes tener en cuenta para comenzar?

Si te has decidido a comenzar esta dieta, vale la pena conocer las fases o etapas que vas a experimentar y lo que sentirás en el proceso.

Se trata de una dieta que cambiará la forma en que tu organismo procesa la energía, de manera que este cambio vendrá con un proceso de transición y algunos síntomas comúnmente llamados como la gripe cetogénica o la keto flu.

Cada persona puede reaccionar a este cambio metabólico de una manera diferente.

Algunos ni siquiera experimentan la gripe cetogénica mientras que para otros es una mala experiencia que dura mucho tiempo y a veces les hace renunciar a la dieta.

Aunque, hay maneras de reducir los síntomas si eso ocurre.

Fase 1: Keto Flu o Gripe Cetogénica y cómo superarla

La gripe cetogénica generalmente causa sensación de:

  • Cansancio,
  • Dificultad para concentrarse, en ocasiones también
  • Problemas para dormir,
  • Molestias digestivas y hasta
  • Dolores de cabeza y malestar general.

Lo más común es que dure una semana o un poco más. Después de este período, tu cuerpo habrá entrado a una etapa de cetosis y no lo sentirás más.

Muchas personas han disminuido la severidad de los síntomas y acortado la gripe cetogénica al mantenerse muy bien hidratados, consumiendo bastante fibra en su dieta y asegurándose de consumir buena cantidad de electrolitos, especialmente potasio, sodio y magnesio.

Dependiendo de tu salud cardiovascular y tu presión arterial, puede ser aconsejable agregar un poco más de sal a tus alimentos, y siempre será recomendable tomar más líquidos para compensar.

Con el tiempo, el efecto de la gripe cetogénica será cuestión del pasado y entrarás en cetosis.

Fase 2: Cetosis

En este estado, muchas personas han descrito un aumento en su capacidad de concentración, quizá debido a que los cuerpos cetónicos son una fuente de energía predilecta para el cerebro y mejoran la capacidad mental (2).

Una vez entres en este estado, tu cuerpo se encontrará en una vía alterna de tu metabolismo.

Toma en cuenta que no es la vía predilecta de tu cuerpo. Está acostumbrado a utilizar carbohidratos y no grasa para conseguir energía.

Por eso, las comidas trampa podrían revertir el proceso y echar a perder todo el trabajo.

No está mal entrar y salir del estado de cetosis cuantas veces desees, pero si quieres que la dieta sea verdaderamente efectiva y tenga realmente un efecto terapéutico, debes mantenerlo por un período mínimo de 2 meses (7).

Por otro lado, es conveniente ciclar la dieta cetogénica por cortos períodos de tiempo, especialmente si es tu primera vez.

Se recomienda que sigas la dieta por 2 a 3 meses si es tu primera vez y luego tomes un descanso de algunas semanas para luego volver a comenzar la dieta cetogénica.

Esto lo deberás hacer para comprobar tus resultados, probar cómo reacciona tu organismo, y evaluar cómo te sientes con la dieta.

No hay un límite máximo de cuánto tiempo puedes mantenerte en esta fase.

Hay estudios que se han extendido hasta 10 años sin causar efectos adversos ni riesgos a la salud (6).

De forma que los ciclos cetogénicos no son para evitar problemas de salud sino para que se ajusten a tus metas y tu estilo de vida, ayudándote a mejorar tu peso y tu salud, pero evitando ser demasiado restrictivo.

Flecha Dieta Cetogénica y el Ayuno intermitente

La “keto diet” obtiene resultados similares al ayuno intermitente, y algunos podrían considerarla una opción alternativa de este método de pérdida de peso.

Si bien, también es cierto que se pueden combinar la dieta keto con el ayuno intermitente para acelerar aún más los resultados y lograr una pérdida de peso más rápida. Te explicaremos cómo hacerlo en el protocolo de 28 días que proponemos en vibefarma según la patología que quieras abordar.

La cetosis modula la sensación de hambre y las dietas altas en grasas también tienen el mismo efecto, por lo que un ayuno puede ser mucho más sencillo de realizar durante la cetosis.

No obstante, se recomienda iniciar con regímenes de ayuno intermitente de 16 horas y evitar el ejercicio físico intenso hasta que estemos seguros de cómo reaccionará nuestro organismo ante el cambio.

Flecha Alimentos permitidos en la dieta cetogénica

Ahora que iniciarás tu nuevo régimen dietético, conviene repasar algunos puntos claves:

  • Siempre debes apuntar a una proporción de 75% de grasas, 20% de proteínas y 5% de carbohidratos.
  • Los carbohidratos de tu dieta se deben diferenciar de la fibra, la cual muchas veces cuenta como carbohidrato, pero no se digiere. De forma que, al contar tus carbohidratos deberás restar los gramos de fibra que consumes.
  • El consumo de proteína debería ser moderado para evitar que se convierta en carbohidratos. Se recomienda de 1 a 1,5 gramos por kilo de tu peso corporal ideal.
  • Recuerda la importancia de la hidratación y consumir suficiente potasio y magnesio de los vegetales para evitar la gripe cetogénica.
  • Olvida las comidas trampa. Tan solo una de ellas podría tener los carbohidratos suficientes para revertir la cetosis y arruinar todo el propósito de la dieta.

A continuación, te daremos una lista de alimentos permitidos en la dieta cetogénica:

Grasas saludables

  • Grasas buenas, especialmente alimentos ricos en omega 3. Podemos encontrarlos en el aceite de oliva, aceite de linaza, el pescado, y el aguacate.
  • Aceite MCT, aceite de coco, aceite de oliva, aceite de aguacate o macadamia, algunos ejemplos.
  • Mantequilla y Ghee
  • Manteca, grasa de pollo o pato.
  • Aguacate, que aunque es una fruta es rica en grasas.

Proteína

  • La proteína animal es preferible en comparación con la vegetal ya que contiene menos carbohidratos. Podemos consumir pescado, pavo, carne de res o pato. Son de preferencia los cortes que tienen más porcentaje de grasa, como las piernas de pollo en vez de la pechuga. Sin embargo, para ello se recomienda comprar carne orgánica, especialmente en el caso de la res alimentada con pasto.
  • De igual manera, se recomienda consumir varios huevos al día para conseguir proteína y grasas al mismo tiempo.
  • La comida del mar es muy recomendable. Podemos incluir la trucha, el atún, el salmón, las anchoas, las sardinas, y muchos otros.

Verduras sin almidón

  • Entre los vegetales, los más recomendables son los vegetales de hoja verde, tales como la espinaca, la acelga, la col rizada, la rúcula, entre otros.
  • Las coles como el brócoli, la coliflor, y el repollo también tienen muy bajos niveles de carbohidratos y una gran cantidad de electrolitos y nutrientes esenciales.
  • Existen algunos vegetales que tienen un poco más de carbohidratos, pero son igual de recomendables, como el espárrago, el tomate, los champiñones y otras setas.
  • Se cuentan dentro de la dieta también algunos alimentos fermentados como el kimchi y el sauerkraut.

Condimentos

Puedes agregar a tus alimentos todas las hierbas y especias que gustes, ya que estas generalmente no contienen carbohidratos.

También puedes utilizar salsas picantes para el aderezo de tus alimentos. Sin embargo, mantente alerta si compras alimentos procesados, como la mayonesa, ketchup y similares, evitando aquellos que tengan cualquier tipo de endulzante.

Bebidas

  • Agua
  • Café sin azúcar (black coffee) y té, siempre sin azúcar. Con moderación, puesto que grandes cantidades pueden afectar el azúcar en sangre.
  • Caldo de huesos

Suplementos

Flecha Alimentos prohibidos o restringidos en la dieta keto

Ahora bien, existen también alimentos restringidos, los cuales debes evitar. Son alimentos que, si bien los puedes consumir, tiene que ser ocasionalmente:

  • Los productos lácteos son el ejemplo más sobresaliente. Es preferible consumir la leche completa que la leche descremada y los quesos más duros en comparación con los blandos.
  • No todas las legumbres son recomendables. Entre las más apropiadas tenemos las lentejas, el garbanzo, y los frijoles negros.
  • Los productos basados en la soja también pueden ser consumidos ocasionalmente, incluidos el tofu y el tempeh.
  • Hay vegetales con almidón que pueden incluirse en el plan alimenticio. Por ejemplo, las zanahorias, los guisantes, la remolacha y la alcachofa. En el caso de las patatas, debe consumirse con mucha moderación, y la batata (camote) aún más, ya que tiene mayor contenido de carbohidratos.
  • Los frutos secos como las semillas de girasol y de calabaza, así como las nueces y las almendras son una excelente fuente de fibra y grasas buenas, pero también tienen carbohidratos en moderada cantidad, por lo que se recomienda no consumirlos a diario.
  • Aunque las fresas, la mora, el arándano y otras bayas pueden contener un poco más de carbohidratos, se pueden consumir ocasionalmente como parte de la dieta cetogénica.
  • El zumo de limón, la salsa de soja, la mostaza, y los aderezos comerciales para ensaladas pueden contener mayor proporción de carbohidratos y solo deben ser consumidos ocasionalmente.

También existen alimentos que nunca debes consumir:

  • El azúcar y los alimentos y bebidas azucaradas. A diferencia de los carbohidratos que se encuentran en el almidón y otros alimentos, el azúcar que ha pasado por un proceso de refinación aumenta la glucosa en sangre de forma muy rápida y no debe consumirse, ni siquiera en pequeñas cantidades.
  • La miel, el néctar de agave, las frutas en almíbar, y otras fuentes naturales ricas en carbohidratos también están fuera de los límites en la dieta.
  • Los cereales de todo tipo están completamente restringidos por su alto contenido de carbohidratos. Esto incluye todos los arroces, la quinoa, la avena, el trigo, el maíz, y todos los artículos derivados como la pasta, el pan, entre otros.
  • La mayoría de las frutas, a excepción de las bayas, contienen muchos carbohidratos. Aléjate en especial de frutas dulces como la banana, plátano, el mango, la papaya y la manzana.
  • Los alimentos procesados tienen en su mayoría suficientes carbohidratos como para revertir el proceso de cetosis y acabar con tu dieta cetogénica. De más está decir que debes eliminar los dulces y las gaseosas, pero también muchas comidas enlatadas, barras de proteína, barras de granola, e incluso los alimentos que contengan edulcorantes y colorantes artificiales.

Flecha Algunas ideas para tu dieta

Al leer la lista de alimentos prohibidos y aquellos que debes evitar, quizá has sentido cierto desánimo pues probablemente sean parte de tu día a día y te preguntes cómo confeccionar una buena dieta sin ellos.

Sin embargo, hay muchas recetas cetogénicas deliciosas que puedes seguir sin sentir que te estás perdiendo de algo importante.

Te dejamos algunas ideas para poner en práctica la dieta cetogénica de forma más sencilla:

  • Aunque el chocolate procesado no está en la lista, el cacao en polvo sí está permitido. Hay muchas formas deliciosas de preparar tu propio chocolate con queso crema, mantequilla, y otros ingredientes keto.
  • Puedes hacer tu propio pan utilizando harina de almendras, mantequilla, huevos, polvo para hornear y un poco de vinagre.
  • Si te has cansado de los untables de mantequilla, puedes agregarle un toque de vainilla y canela o experimentar con algunas otras especias para darle un sabor atrevido y nuevo a tus comidas.
  • Comer coliflor, brócoli y otras coles es mucho más delicioso al gratinar con bastante queso al horno.

Con un poco de creatividad podemos hacer maravillas.

Por ejemplo, aunque el arroz no está permitido, podemos hacer nuestra propia receta de arroz a base de coliflor.

Tan solo tendríamos que desmenuzar la coliflor con la ayuda de un rallador de mano o un procesador de alimentos, llevarlo a una sartén con aceite de coco y un poco de cúrcuma o sal para darle sabor. Tan solo tenemos que freír durante 5 a 10 minutos y estará listo para comer.

Mientras vayas conociendo recetas keto podrás ir adquiriendo experiencia. Esta no tiene por qué ser difícil de llevar.

Se trata de comer delicioso, pero con ingredientes diferentes a los tradicionales.

De forma que conlleva un proceso de adaptación para aprender a preparar tus nuevos alimentos mientras tu cuerpo también se adapta para entrar en cetosis.

No olvides las revisiones médicas antes, durante y después de la dieta, y sobre todo escuchar tu propio organismo en todo el proceso.

De cualquier modo, si te interesa llevar a cabo esta estrategia nutricional, que es como nos gusta entender este tipo de pautas dietéticas, en nuestro protocolo de 28 días te propondremos un plan nutricional para que lo inicies sin problema y compruebes sus resultados.

¿Qué te ha parecido? ¿Lo puntúas? Gracias!

¿Valoras el post?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

{"cart_token":"","hash":"","cart_data":""}