▷ Hipertensión: Qué es, Valores, Síntomas y Tratamiento
hipertension como combatirla

Guía Completa sobre la Hipertensión Arterial

Tan sólo 13 min de lectura para tener las cosas más claras

La hipertensión es tan común que a veces la damos por sentado, pero es un diagnóstico lleno de pequeños detalles en constante actualización. ¿Qué deberías saber sobre esta enfermedad? ¿Puedes hacer algo para prevenirla?

Son pocos los problemas de salud tan resonantes y comunes como esta condición, pero este no siempre ha sido el caso.

Las enfermedades cardiovasculares han ido en aumento durante los últimos años, en especial desde el inicio de la era de la industrialización.

Hoy en día, la hipertensión representa uno de las afecciones más comunes, y probablemente se reporten más casos en los próximos años mientras entran en vigencia nuevos puntos de corte para diagnosticarla y tratarla.

En este artículo comprenderás a detalle lo que es, los motivos por los que se hace cada vez más prevalente, las complicaciones que puede acarrear, y lo que podemos hacer para revertir esta alarmante tendencia.

Flecha Qué es la hipertensión arterial

Si has sido diagnosticado recientemente con tensión arterial alta, no estás solo.

Muchas personas escuchan este diagnóstico con horror, y habrá muchos que duden de su veracidad porque “se sienten bien” y a su parecer “no necesitan medicamentos”.

Sin embargo, sea que lleves mucho o poco tiempo con el diagnóstico, te convendrá saber en qué consiste la hipertensión arterial, cuáles son sus principales síntomas y qué podrías esperar a corto, mediano y largo plazo.

Los libros de fisiología médica nos muestran que los vasos sanguíneos están todos entrelazados en un sistema circulatorio cerrado y hermético.

A pesar de tener contacto con todos los tejidos, la sangre transita por espacios limitados, sea por una pared gruesa o una delgada membrana de una sola célula (1).

Es por ello que los vasos sanguíneos se pueden asemejar a tuberías de paredes flexibles y, en lo que respecta a la presión arterial, funcionan de manera similar.

Si aumenta el volumen de sangre, aumenta la presión, y lo mismo ocurre si las paredes se comprimen y se disminuye el espacio por donde la sangre debe circular.

Por ello, la hipertensión puede ser producto de varios factores, principalmente estos dos:

  • Vasoconstricción: La contracción involuntaria de la capa muscular de los vasos sanguíneos, que comprimen las arterias y aumentan la presión arterial.
  • Hipervolemia: El aumento de volumen de sangre transitando por las arterias, las cuales tienen el mismo espacio disponible para la circulación.

Sin embargo, nadie es capaz de controlar ninguno de estos dos factores, y cuando cambian no ocurren de forma aislada.

En muchos casos, el estrés, el miedo y las emociones fuertes activan una rama del sistema nervioso llamado simpático, la cual se encarga de preparar al cuerpo para un posible escape.

Parte de lo que hace el sistema nervioso simpático es aumentar la frecuencia cardíaca y causar vasoconstricción.

Por otro lado, existen muchas enfermedades que cursan con hipervolemia, entre las cuales está la insuficiencia cardíaca, la cirrosis hepática y la insuficiencia renal.

Más importante aún, aumentar el consumo de sal aumenta la cantidad de sodio en la sangre y arrastra más agua hacia los vasos sanguíneos, aumentando el volumen de sangre.

Ante ello, la comunidad médica ha decidido dividirla en dos grandes ramas:

> Hipertensión primaria: Es también llamada hipertensión esencial o idiopática.

La característica de este tipo, es que aparece en individuos que por lo general están sanos y no esperarían tener cifras de presión arterial elevadas.

No se conoce con exactitud la causa, así que no es posible erradicarla de forma tan sencilla.

Aunque parezca un misterio médico, la verdad es que la mayoría de los pacientes sufren de hipertensión primaria o esencial, y el problema surge por una mezcla de muchos factores: dieta, ejercicio, metabolismo, genética, entre otros (2).

> Hipertensión secundaria: El término “secundaria” se refiere a “causada por”, de forma que la secundaria es causada por una enfermedad de base, y suele mejorar cuando se soluciona el problema.

Por ejemplo, muchas enfermedades renales causan hipertensión ya que el riñón es el lugar donde el organismo mide la presión arterial y libera sustancias para nivelarla.

El responsable de esta función es una estructura en el riñón llamada aparato yuxtaglomerular, y cuando pierde sus funciones, la presión arterial aumenta y el cuerpo es incapaz de hacer algo al respecto (3).

¿Te parece interesante este artículo? ¡Pues tenemos mucho más! ¡Apúntate y recibe nuestras publicaciones!

SUSCRÍBETE

Flecha Valores de presión arterial normal

Dejando a un lado las explicaciones fisiológicas nos daremos cuenta de que, aunque tengan causas diferentes entre uno y otro paciente, esta se presenta de manera similar en casi todos.

Sin embargo, los métodos y puntos de corte para el diagnóstico de la enfermedad han cambiado a lo largo de los años.

En la última actualización de la Asociación Americana del Corazón y el Colegio Estadounidense de Cardiología, se decidió disminuir el límite normal, de presión arterial alta y baja, para diagnosticar la hipertensión y la directriz médica para diagnosticarlo quedó planteada de la siguiente manera:

  • Hipertensión estadío 1: Cifras iguales o mayores a 130 mmHg de presión sistólica y 80mmHg de presión diastólica.
  • Hipertensión estadío 2: Cifras iguales o mayores a 140 mmHg de presión sistólica y 90mmHg de presión diastólica.

Además, las nuevas directrices consideran que la presión arterial se encuentra elevada cuando las lecturas de presión sistólica son iguales o mayores a 120mmHg.

Por lo tanto, la presión arterial normal debe oscilar entre los 90mmHg y los 120mmHg de presión sistólica, mientras que la diastólica nunca debe llegar ni sobrepasar los 80mmHg (4).

En vista de esto, son muchas las personas que entran dentro de la categoría de presión arterial elevada, sin que eso signifique que la padezcan.

Tan solo significa que deben realizar cambios de estilo de vida y revisiones de forma regular para evitar el desarrollo de la hipertensión y sus múltiples consecuencias.

Todas estas medidas, cambios y recomendaciones deben ser evaluadas por personal médico capacitado, el cual podrá tener suficiente contacto con el equipo de medición para verificar su precisión, así como realizar preguntas y recomendaciones adaptadas al caso individual de cada paciente.

Flecha Qué signos y síntomas tienen quienes padecen presión arterial alta

La respuesta a esta pregunta puede parecer sorprendente para algunos, pero una persona con hipertensión arterial puede no sentir nada en absoluto, y ese es el caso en la mayoría de los pacientes.

Un joven puede padecerla a causa de su obesidad y el consumo de alimentos con mucha sal y condimentos y no tener un solo síntoma sino cuando la enfermedad ha causado estragos en su organismo y no hay vuelta atrás.

Es por eso que se le llama “asesina silenciosa”.

Para responder a la pregunta de manera más completa debemos diferenciar entre hipertensión arterial y crisis hipertensiva.

Mientras que la hipertensión arterial se refiere a una cifra elevada sostenida en el tiempo, la crisis hipertensiva es un período de tiempo o episodio en el que las cifras de presión arterial aumentan más allá de lo que el organismo puede tolerar sin causar síntomas.

Si bien la crisis hipertensiva puede causar palpitaciones, coloración rojiza de la piel, agitación, dolor en el pecho, dificultad para respirar, y otros síntomas, estos episodios no ocurren en todos los pacientes.

De hecho, muchos pueden llegar a cifras alarmantes y potencialmente mortales sin sentir nada en absoluto (5).

Flecha Complicaciones y consecuencias de la presión arterial alta

Esta puede tener consecuencias a corto, mediano y largo plazo.(6)

Hemos resumido algunas de las más comunes en la siguiente sección:

  • Es un factor de riesgo para el desarrollo de infarto al miocardio y accidentes cerebrovasculares. Una crisis hipertensiva puede resultar en uno de estos dos eventos cardiovasculares, ambos peligrosos e impredecibles.
  • Los primeros en sufrir las consecuencias son los vasos sanguíneos pequeños o microvasculatura, como en el caso del ojo. El trauma en el ojo puede causar retinopatía y una pérdida progresiva de la visión.
  • Mientras el daño se hace extensivo, el ritmo de circulación de la sangre se ve afectado y los pacientes comienzan a sentir mareos, taquicardia y visión borrosa al cambiar de posición. Esto se denomina hipotensión ortostática.
  • Los vasos sanguíneos siguen deteriorándose y las estructuras renales comienzan a ser destruidas, causando una nefropatía que termina en insuficiencia renal.

Sin embargo, esta enfermedad generalmente viene acompañada de otras enfermedades extra, también llamadas comorbilidades, las cuales potencian sus consecuencias y agregan otras más.

La asociación más frecuente es hipertensión y diabetes, la cual aumenta aún más el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular, además de agregar a la lista el pie diabético, los desórdenes de lípidos, entre otros.

Sin embargo, así como un paciente aparentemente sano puede padecer hipertensión a lo largo de los años sin darse cuenta, estas dos enfermedades no se instalan de un día para otro.

Generalmente aparecen bajo el espectro clínico denominado síndrome metabólico”, el cual es una asociación de síntomas que generalmente convergen en el mismo paciente.

Los pacientes con síndrome metabólico tienen una resistencia a la insulina de base, la mayoría son obesos, y muchos tienen hipertensión y desórdenes de colesterol o triglicéridos en sangre.

La buena noticia es que, aunque es una enfermedad temible, la hipertensión junto con el síndrome metabólico pueden ser controlados, y en muchos casos revertidos, con la dieta y el ejercicio.

Flecha Cómo prevenirla

No todas las enfermedades tienen las bondades que tiene esta, no porque sea inofensiva, sino porque se puede prevenir de forma efectiva.

Es por eso que los profesionales de la salud se abocan al campo de la prevención con el objetivo de sacar provecho de lo que sí podemos hacer: disminuir el riesgo cardiovascular.

La prevención tiene tres pilares fundamentales que no pueden faltar:

  • Modificaciones de la dieta
  • Aumento de actividad física
  • Modificaciones del estilo de vida

Así que, si deseas prevenirladesde hoy, asegúrate de incluir estas tres facetas indispensables.

Entre las modificaciones de la dieta, deberás aumentar tu consumo de frutas y vegetales verdes, disminuir las grasas de mala calidad y evitar alimentos demasiado salados.

Entre las recomendaciones para aumentar la actividad física, es preferible que el cambio sea progresivo y de acuerdo a tu edad y niveles de actividad previo. Todo aumento de actividad física tendrá un efecto positivo, así que no desesperes.

Entre las modificaciones del estilo de vida, puede que necesites eliminar de tu vida sustancias que aumentan el riesgo de hipertensión, como el cigarrillo y la cafeína.

Sea lo que sea que hagas, asegúrate de incluir los tres pilares de la prevención para poder lograr el éxito. Cumplir con dos de ellos o uno no será suficiente, sobre todo si tu problema ya ha avanzado un poco

Así que, después de poner en claro las bases terapéuticas, vamos a la acción. ¿Cómo puedes bajar tus niveles de presión arterial? ¿Qué debemos comer para mantener la presión arterial a raya?

Flecha Cómo bajar la hipertensión

Aunque hemos mencionado algunos puntos, en esta sección te lo vamos a resumir de una manera fácil de aplicar:

  • No esperes síntomas para comenzar tu tratamiento.
  • Realiza chequeos médicos a los intervalos que dicte tu médico tratante.
  • No olvides tu medicamento ni pienses que, como no lo tomaste y no te ocurrió nada, ya no lo necesitas.
  • Deja de fumar, ya que la mayoría de las sustancias que introduces a tu organismo con el cigarrillo aumentan tu riesgo cardiovascular.
  • Ten cuidado con la cafeína, ya que en ocasiones puede aumentar tu presión arterial.
  • Libera estrés, aprende ejercicios de relajación para aplicarlos cuando lo necesites.
  • Esfuérzate por bajar de peso, pero hazlo de manera balanceada y saludable.
  • Adopta un estilo de vida saludable con ejercicio diario y una buena dieta.

Alimentos para hipertensos

Cuando hablamos de una buena dieta, en esta condición, se refiere a evitar el exceso de sal, condimentos fuertes, y grasas saturadas.

Esa lista de alimentos prohibidos se convierte pronto en una letanía, y probablemente la has escuchado de la boca de más de un médico.

Por eso, a muchos les surge la pregunta, ¿qué alimentos sí puede consumir un hipertenso?

  • Pescado: Es la mejor elección de carne, ya que la mayoría de los pescados tienen un buen balance de ácidos grasos esenciales. En vez de grasas saturadas estarías consumiendo omega 3.
  • Aceite de oliva: Otra fuente de ácidos grasos esenciales para agregar a tus ensaladas y utilizar como aderezo, no para freír alimentos.
  • Cereales integrales: Aportan una buena fuente de fibra dietética, la cual reduce el riesgo cardiovascular. Al buscar cereales integrales, asegúrate de que no tengan azúcar agregada.
  • Ajo: Una buena elección para condimentar tus alimentos, ya que es un potente vasodilatador.
  • Alcachofa: Una buena fuente de diuréticos y nutrientes para proteger la función normal del hígado.
  • Piña: Contiene potasio y ayuda a evitar la retención de líquidos por su potencial diurético.

Estas son apenas algunas de las recomendaciones dietéticas para pacientes con hipertensión.

Existen muchas combinaciones deliciosas de frutas y vegetales que mejorarán tu salud cardiovascular de maneras impresionantes.

Sólo tienes que atreverte a intentarlo.

Cambiar tu patrón de alimentación puede parecer todo un reto al principio, pero una vez que te acostumbres a llevar una vida más saludable y veas los beneficios que reporta, no querrás volver atrás a lo que hacías antes.

Por eso, sigue aprendiendo y no te des por vencido en tu búsqueda de salud y una mejor calidad de vida.

Flecha Tratamiento natural para la hipertensión

Una buena estrategia nutricional es el fundamento de la terapéutica, y en algunos casos ha sido tan efectiva que hace prescindir al paciente de otros medicamentos.

En todo caso, si has detectado cifras elevadas de presión arterial o has sido diagnosticado con hipertensión, sigue las recomendaciones de tu médico y realiza los cambios nutricionales necesarios para mejorar tu salud y contrarrestarla, así como sus terribles consecuencias.

Infórmate, mantente al día, aprende a llevar una dieta saludable.

Sin embargo, te darás cuenta de que en la práctica existe mucha información al respecto que podría terminar causando confusión.

Hay mucha desinformación entre opiniones de pacientes y personal no profesional, datos desactualizados, y mitos.

Es por eso que hemos desarrollado una guía completa para la detección y abordaje temprano del síndrome metabólico.

En ella aprenderás las estrategias nutricionales más apropiadas para combatir la hipertensión y los problemas de salud comúnmente asociados a ella.

Recuerda que, en lo que tiene que ver con trastornos de salud silenciosos, la información puede marcar la línea entre la salud y la enfermedad, y en muchos casos entre la vida y la muerte.

¿Qué te ha parecido el post? ¿Te ayudó a aclarar conceptos? ¿Lo puntúas?

[kkstarratings]
**Antes de realizar tu comentario recuerda que  NO se responderán consultas de tipo médico. Lo que se ofrecerá es exclusivamente una orientación a dudas relacionadas con la entrada publicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del fichero: VIBE NUTRACEUTICALS, SL . Finalidad: Poder realizar comentarios. Legitimación: consentimiento. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad