▷ Enfermedad de Crohn: Guía Completa y Tratamiento Natural
Enfermedad de Crohn y tratamiento natural

Qué es la Enfermedad de Crohn: Causas, síntomas y cómo tratarla de manera natural

Tan sólo 32 min de lectura para tener las cosas más claras 😉

La inflamación gastrointestinal, el dolor abdominal y los síntomas de indigestión se manifiestan de forma especial en la entidad llamada Enfermedad de Crohn. ¿Qué es exactamente? ¿Cómo podemos prevenirla y tratarla de forma natural?

Comer es una de las actividades más satisfactorias que existen.

Es una actividad ligada a las emociones, y está comprobado que el sistema gastrointestinal tiene una comunicación estrecha con el cerebro y sus funciones.

Es por eso que los cólicos y demás síntomas gastrointestinales también causan una fuerte respuesta emocional.

En alguna etapa de nuestra vida, todos llegamos a experimentar síntomas gastrointestinales.

Sin embargo, quienes padecen de enfermedades inflamatorias intestinales continuamente enfrentan problemas como la diarrea, los cólicos, e incluso la pérdida de peso.

¿Qué son las enfermedades inflamatorias intestinales? ¿En qué consiste la enfermedad de Crohn y cómo se puede prevenir y tratar de forma natural?

Flecha Qué es la enfermedad de Crohn

Esta entra en la categoría de enfermedades inflamatorias intestinales.

Aunque es más común en el intestino delgado, puede afectar cualquier parte del tracto digestivo, incluyendo también la boca, el esófago y el ano.

Los síntomas de la enfermedad de Crohn están principalmente asociados a molestias gastrointestinales, pero también pueden aparecer otras manifestaciones, como la fiebre o lesiones cutáneas.

Estos síntomas generalmente no son continuos.

Al contrario, la mayoría de los pacientes experimentan períodos de remisión en los cuales no presentan ninguna manifestación hasta que la enfermedad vuelve a aparecer (1).

Se ha demostrado que las enfermedades inflamatorias intestinales, entre ellas la enfermedad de Crohn, aumentan año tras año su incidencia en la población española.

Aunque ese aumento de casos puede responder a mejores métodos diagnósticos, también contribuye la mala alimentación y otros factores ambientales que podemos modificar (2).

No hay restricción de edad, pero la mayoría de las personas con este padecimiento son adultos jóvenes, y no distingue entre sexo masculino y femenino.

Sin embargo, se ha demostrado un componente genético ya que es más prevalente en algunas familias que en otras.

Por lo tanto, es más probable que padezcas de esta enfermedad si otra persona en tu familia la padece.

Flecha Síntomas de la enfermedad de Crohn

Puede causar síntomas leves o muy severos y puede afectar cualquier parte del tracto gastrointestinal, con preferencia en la porción terminal del íleo (intestino delgado).(3,4)

Generalmente, los enfermos experimentan dolor abdominal tipo cólico, diarrea, sensación de indigestión e hinchazón, y pérdida de peso.

Algunos pueden mantenerse sin ningún síntoma visible por un período muy largo, mientras que otros pueden tener síntomas poco comunes como dolor anal y artritis.

Los más comunes son:

> Dolor abdominal tipo cólico: Como resultado del proceso inflamatorio, el tránsito intestinal normal se ve afectado por las citoquinas inflamatorias y otras sustancias que causan espasmo intestinal.

> Diarrea: Las úlceras y el proceso inflamatorio secretan pus, sangre y otras sustancias hacia los intestinos, alterando el equilibrio entre soluto y solvente y arrastrando consigo agua que no se vuelve a absorber en el colon.

> Pérdida de peso: Los problemas de absorción intestinal, la diarrea, el sangrado gastrointestinal y otros factores contribuyen a que se pierda peso de forma considerable y sin siquiera planearlo.

> Fiebre: La fiebre es parte de la respuesta metabólica inflamatoria, que en la enfermedad de Crohn se encuentra exagerada. Las citoquinas y sustancias inflamatorias llegan al cerebro y cambian el termostato natural del cuerpo, causando fiebre.

> Lesiones cutáneas: A la fecha, aún se desconoce el mecanismo por el que aparecen las lesiones cutáneas. Es posible que sean causadas por la producción de marcadores inflamatorios por parte de las células inmunes, pero en algunos casos también ocurre como consecuencia del tratamiento médico (5).

> Abscesos y fístulas: Cuando las úlceras perforan la pared del intestino, el cuerpo se defiende de una infección cubriendo la perforación con grasa y tejido. En el proceso, se forman fístulas (comunicaciones entre vísceras) o abscesos (colecciones cerradas de pus y sustancias inflamatorias).

> Úlceras bucales: Las mismas úlceras que aparecen en los intestinos pueden aparecer de igual manera en la boca. Son causadas por el proceso inflamatorio sostenido por mucho tiempo y suelen sangrar de forma continua.

> Fatiga: La pérdida continua de sangre por hemorragias gastrointestinales puede causar problemas de nutrición y anemia, las cuales contribuyen a la fatiga crónica y la sensación de debilidad muscular.

Los síntomas de esta afección pueden variar mucho de un paciente a otro. Es por eso que se agrupa la enfermedad en varios tipos.

En muchos casos, pueden llegar a tener complicaciones como la perforación o estenosis de una sección del intestino delgado.

En otros casos, la enfermedad se limita al componente inflamatorio.

Es por eso que se divide la enfermedad de Crohn en:

– No estenosante ni perforante: Cuando la enfermedad se limita a la inflamación. Pueden existir úlceras en todo el recorrido del tracto gastrointestinal. Es común el sangrado o la secreción de moco y pus, por lo que los pacientes generalmente sufren de diarrea y anemia con pérdida de peso.

– Estenosante: Cuando la cicatrización de las úlceras y el proceso inflamatorio se hace exagerada, comienza un proceso llamado fibrosis. Como consecuencia, el tejido se hace menos flexible, se endurece y es más difícil el tránsito intestinal. En algunos casos puede llegar a haber obstrucción intestinal entre otras complicaciones.

– Perforante: Cuando las úlceras se hacen profundas, penetran a las capas profundas del intestino y destruyen por completo la pared. En muchos casos, el mecanismo de defensa del cuerpo es rodear el defecto con tejido nuevo y grasa, por lo que se crean fístulas y abscesos. En otros casos, la perforación pone en comunicación el contenido intestinal con la cavidad abdominal, causando una infección letal llamada peritonitis.

Flecha Causas por las que se produce

A pesar de los intentos por conocer los mecanismos exactos de esta condición, todavía no se conocen totalmente.(6)

Se tiene indicio, pero no completa certeza, y es por eso que la terapéutica es sintomática y preventiva, disminuyendo y evitando los síntomas sin curar la enfermedad de base.

Se tienen diferentes teorías acerca de las causas de la enfermedad de Crohn.

Una de las más aceptadas dicta que esta enfermedad ocurre cuando el organismo desarrolla defensas hacia bacterias comensales de los intestinos.

Las bacterias comensales forman parte de la flora normal y no causan ninguna enfermedad.

Sin embargo, el sistema inmunológico inicia una respuesta agresiva mediante las células T, un tipo de célula inmune que secreta diferentes sustancias inflamatorias.

Al ser una enfermedad gastrointestinal, también es posible que la activación del sistema inmune venga dada por antígenos de los alimentos y sustancias ambientales.

En muchos casos, una infección gastrointestinal puede ser el punto de partida de la enfermedad, sobre todo en quienes tienen predisposición genética.

Aunque la genética no es determinante, juega un papel muy importante y quienes tienen familiares con enfermedad de Crohn tienen una mayor posibilidad de padecerla también.

Es por ello que se le denomina a este factor un riesgo no modificable.

Sin embargo, es una entidad clínica multifactorial.

Eso significa que muchas causas contribuyen en el desarrollo de la patología. Afortunadamente, hay muchas de esas causas que son factores de riesgo modificables, lo que quiere decir que podemos hacer algo al respecto.

Flecha Cómo prevenir la enfermedad de Crohn (basado en ciencia)

La prevención es la más importante de las medicinas, y muchos familiares de personas con esta condición han decidido utilizar todas las opciones a su disposición para evitar este problema.(7)

Los factores de riesgo modificables más importantes son los siguientes:

– Uso del tabaco: Una de los primeros factores de riesgo estudiados es el uso de tabaco. Se ha demostrado que puede duplicar el riesgo de padecer esta enfermedad, y aun si los pacientes dejan de fumar, el riesgo permanece duplicado por varios años. El humo del cigarrillo tiene varios factores pro-inflamatorios, así como antígenos varios y sustancias que pueden alterar al sistema inmune.

– Proteína de origen animal: A diferencia de la proteína de origen vegetal, la de origen animal tiene mayor cantidad de antígenos y es más probable que inicien procesos inflamatorios. Es por eso que se restringe el consumo de carnes en personas con alergias. De la misma manera, la proteína de origen animal puede iniciar un proceso inflamatorio intestinal y desencadenar la enfermedad de Crohn.

– Uso de analgésicos y anticonceptivos: El uso excesivo de analgésicos no solamente aumenta el riesgo de úlceras en el tracto gastrointestinal. También predispone a los pacientes a enfermedades inflamatorias intestinales ya que crea una disrupción en la barrera intestinal. Esta barrera es necesaria para mantener una separación entre la flora intestinal y el torrente sanguíneo. Cuando se debilita, aumenta el contacto entre células del sistema inmune y antígenos intestinales, con lo que se puede desencadenar esta enfermedad.

– Estrés, ansiedad, depresión: La depresión, la ansiedad y el estrés aumentan la incidencia de enfermedades inflamatorias crónicas. Se ha determinado una relación muy estrecha entre los problemas emocionales con la inflamación y las disfunciones del sistema inmune. En otras palabras, estos desórdenes psicológicos o psiquiátricos pueden desencadenar la inflamación, problemas autoinmunes, y diferentes afecciones, entre ellas la enfermedad de Crohn.

De igual forma, existen algunos factores que se ha demostrado reiteradamente que disminuyen el riesgo de padecerla.

Los más importantes son dos:

> Consumo de fibra dietética: Tal como hablaremos en detalle en otras secciones de este artículo, se ha demostrado que la fibra dietética mejora el tránsito intestinal y disminuye la incidencia de varias enfermedades digestivas como el cáncer de colon y la enfermedad de Crohn.

> Consumo de vitamina D: Más allá de ser un aliado para la absorción del calcio, la vitamina D tiene un rol muy bien establecido en la función inmune. Como veremos a detalle en la sección de nutrición, la vitamina D es capaz de regular la función de las células T, las cuales están directamente relacionadas con la patogénesis de la enfermedad de Crohn.

Por tanto, la prevención se hace más sencilla si conocemos los factores desencadenantes y los que pueden retrasar el curso de la enfermedad.

Más allá de eso, un entendimiento claro de lo que es la enfermedad y cómo se desencadena nos ayudará a adoptar un estilo de vida más saludable que contribuya a evitar este problema de salud.

En ese sentido, aunque aún existen muchos aspectos que no conocemos sobre la enfermedad de Crohn, tenemos suficiente información de los más importantes y podemos hacer algo al respecto:

> Es una enfermedad del sistema gastrointestinal: Al ser una enfermedad gastrointestinal, está muy relacionada con nuestra dieta y nuestros hábitos alimenticios. De esta forma, un enfoque de nutrición adecuada puede ser una de las herramientas preventivas y terapéuticas más poderosas para evitar los síntomas y las graves consecuencias de esta enfermedad.

> Es una enfermedad inflamatoria: En asociación estrecha con la dieta, conocer el componente inflamatorio es de utilidad para diseñar una estrategia antiinflamatoria de la mano con la nutrición y la suplementación adecuada. Los antiinflamatorios no esteroideos están entre los medicamentos que pueden desencadenarla, de modo que un enfoque antiinflamatorio natural es el más apropiado para estos.

> Está asociada con el sistema inmune: El componente antiinflamatorio va de la mano con una alteración en el sistema inmune. Por lo tanto, tanto en la estrategia dietética como en la vida diaria buscaremos evitar la activación del sistema inmune, los alimentos y situaciones ambientales que desencadenen eventos alérgicos, así como los antígenos comúnmente asociados a alergias alimentarias.

> La flora intestinal puede ser un desencadenante: Al conocer que uno de los factores desencadenantes es la flora intestinal, será prudente investigar cuáles cepas son las más apropiadas para el tratamiento natural de esta enfermedad y buscar alimentos y suplementación dirigida a estas especies beneficiosas. La combinación adecuada de bacterias intestinales terminará de contribuir con la dieta y el estilo de vida para disminuir el riesgo de padecer de esta enfermedad y controlar los síntomas de los pacientes que ya han sido diagnosticados.

Como podrás darte cuenta, este enfoque racional puede ser aplicado en dos variantes diferentes: la prevención y el tratamiento natural de la enfermedad.

En las secciones siguientes lo veremos en práctica al hablar de las opciones de tratamiento natural para la enfermedad de Crohn, la nutrición a la par con dietas recomendadas y suplementación adecuada para evitar síntomas y prevenir la enfermedad de acuerdo al caso.

Flecha Tratamiento natural de la enfermedad de Crohn

El tratamiento médico es sumamente complejo.

Incluye medicamentos esteroides para reducir la inflamación e inhibir el sistema inmune, y otros inmunosupresores como la azatioprina.

Habrá pacientes que no responden al tratamiento y necesitarán medicamentos más agresivos como el metrotexato, y otros que tendrán manifestaciones extraintestinales y necesitarán antibióticos, tratamiento para la psoriasis, entre otros (8).

El tratamiento médico también incluye algunas pautas nutricionales para solucionar problemas como la nutrición inadecuada, la anemia, y algunos síndromes de deficiencia nutricional específicos.

Sin embargo, la mayoría de los tratamientos tienen efectos colaterales que van desde los más leves hasta los más severos.

Lo ideal en el tratamiento de la enfermedad de Crohn es iniciar con los medicamentos hasta lograr la desaparición de los síntomas.

Cuando ya los síntomas de la exacerbación se han controlado y el paciente está estable y sin síntomas, lo siguiente será evitar una próxima recaída.

Esto podemos lograrlo con un soporte nutricional adecuado y tratamiento natural y complementario en la medida de lo posible.

La enfermedad de Crohn presenta amplia variabilidad, por lo que habrá pacientes que necesitarán estudios complementarios regulares y un tratamiento médico de por vida.

Sin embargo, la mayoría en su etapa inicial se pueden beneficiar del tratamiento natural, la medicina alternativa, y cambios en sus hábitos y su estilo de vida que pueden retrasar el curso de la enfermedad y evitar recaídas.

El tratamiento natural consta de:

> Pautas nutricionales: El tratamiento nutricional de la enfermedad de Crohn está destinado a controlar la inflamación y solucionar las deficiencias nutricionales más comunes en estos pacientes. También existe una serie de alimentos recomendados y otros a evitar, los cuales cubriremos en la sección de nutrición.

> Suplementación adecuada: En la mayoría de los casos, la diarrea y los problemas de absorción causan deficiencias de nutrientes específicos. Es por eso que se necesita suplementación de algunas vitaminas y minerales en pacientes sintomáticos. Por otro lado, también conviene utilizar suplementos naturales destinados a controlar la inflamación, y son muchos los que también se han beneficiado mucho de suplementos probióticos, de los cuales hablaremos a profundidad en la sección de suplementación.

> Reducción del estrés: Como parte de los cambios del estilo de vida, saber controlar el estrés es muy importante para los pacientes con enfermedad de Crohn. Se pueden utilizar una amplia variedad de técnicas para reducir el estrés y evitar la ansiedad y la depresión. La aromaterapia, las técnicas de relajación, los masajes anti-estrés, el ejercicio físico, muchas otras técnicas se pueden combinar también con el uso de infusiones para controlar la ansiedad y promover un sueño y un descanso saludable.

> Plantas y remedios naturales: Existe una gran variedad de plantas y remedios que pueden utilizarse para mejorar los síntomas de la enfermedad de Crohn. La mayoría de ellos tienen una buena base científica y se valen de un componente antiinflamatorio y de la modulación del sistema inmune para mejorar los síntomas de la enfermedad de Crohn y reducir su incidencia en pacientes de riesgo.

Dentro del campo de la medicina natural, existen algunos extractos que cuentan con pruebas clínicas y se utilizan en enfermos con Crohn.

Otros tienen una base teórica bien fundamentada y aunque no cuentan con ensayos clínicos, cuentan con el peso de la evidencia anecdótica, lo cual significa que, aunque no se haya medido su efectividad, han probado su utilidad en muchos pacientes con esta  enfermedad.

Algunos de los remedios naturales mejor descritos para combatirla son:

> Ashwaghandha (Withania somnífera): Es parte de la medicina Ayurveda y se ha demostrado una gran capacidad antioxidante capaz de neutralizar a los radicales libres y disminuir la peroxidación de lípidos. Se ha demostrado que los radicales libres, entre ellos las especies reactivas de oxígeno, contribuyen a la irritación del tracto gastrointestinal y la progresión de las enfermedades inflamatorias intestinales.

En este sentido, el uso de Ashwaghandha ha demostrado efectividad en modelos animales de enfermedades inflamatorias intestinales y constituye un remedio natural de interés para los enfermos con Crohn (9).

> Cúrcuma (Curcuma longa): Tanto del jengibre como de su familiar más cercano, la cúrcuma, se ha demostrado un potencial antiinflamatorio y antioxidante importante que puede beneficiar a los pacientes con enfermedad de Crohn. La curcumina, el componente activo más importante de la cúrcuma, ha sido utilizada para reducir los síntomas de las enfermedades inflamatorias intestinales en niños y adultos.

El mecanismo exacto no se conoce, pero un reciente estudio demostró que los pacientes que reciben cúrcuma como tratamiento complementario tienen una inhibición selectiva de algunos mediadores claves de la enfermedad, como las metaloproteinasas de la matriz (que descomponen las fibras colágenas de la mucosa del colon), ciertas proteína-cinasas (enzimas que forman parte de la cascada inflamatoria), y algunas interleucinas (mensajeros químicos que potencian la inflamación) (10).

> Granada (Punica granatum): En el caso de la fruta del granada, se ha demostrado un potencial antioxidante superior al encontrado en antioxidantes clásicos como la uva y el arándano. En este sentido, al igual que lo hace el Ashwaghandha, la granada puede reducir el daño perpetuado por los radicales libres hacia la mucosa gastrointestinal.

Sin embargo, los beneficios de la granada no se limitan a su potencial antioxidante. También se ha descrito un potencial antiinflamatorio en el tracto gastrointestinal, por lo que se ha demostrado su efectividad para combatir las úlceras intestinales y diferentes problemas asociados a la inmunidad y la inflamación a nivel del estómago y las asas intestinales (11).

Flecha Nutrición

La nutrición es un pilar fundamental en el tratamiento de la enfermedad de Crohn y forma parte de la terapia complementaria al tratamiento médico.(12)

Hemos mencionado las pautas generales, como evitar los alimentos que causan inflamación y los alérgenos.

Sin embargo, también existe una serie de recomendaciones específicas que reciben los pacientes con enfermedad de Crohn poco después de ser diagnosticados.

El objetivo de la terapia nutricional es:

  • Disminuir los efectos de desnutrición causados por los problemas de absorción y la diarrea
  • Mejorar el tránsito intestinal y corregir la diarrea
  • Mantener un peso saludable
  • Evitar alergia relacionada a alimentos y controlar la inflamación
  • Mejorar el funcionamiento del sistema inmune y la flora gastrointestinal

Entre los problemas específicos que debe resolver la alimentación balanceada, los más importantes son la inapetencia, el bajo peso, y el retraso de crecimiento en los niños.

El primer paso es controlar la diarrea, y posteriormente detectar y tratar los déficits nutricionales asociados a la enfermedad de Crohn y al tratamiento de la misma.

Los más importantes son:

  • Magnesio: Se le considera un factor protector en la enfermedad de Crohn, pero debido a la inflamación gastrointestinal su absorción es limitada.
  • Zinc: La deficiencia de zinc es común en esta enfermedad, y puede aumentar el riesgo de complicaciones y hospitalizaciones en pacientes sintomáticos (13).  
  • Selenio: Muchos individuos con enfermedades inflamatorias intestinales tienen una deficiencia de selenio. No se conoce los mecanismos detrás de la deficiencia, pero existen varias proteínas que utilizan el selenio como cofactor para modular la inflamación intestinal (14).
  • Calcio: En muchos pacientes, será necesario evaluar los niveles de calcio y la mineralización ósea. Especialmente quienes reciben corticoesteroides, pues estos medicamentos disminuyen su absorción.
  • Vitamina D: Se ha nombrado a la vitamina D como un factor protector  debido a efectos inmunomoduladores que reducen la incidencia de la enfermedad. Su absorción se encuentra disminuida en individuos que reciben colestiramina para el control de la enfermedad de Crohn.
  • Vitamina A: Además de ser necesaria para la salud visual, la vitamina A es también un potente inmunomodulador y antioxidante. Tanto la vitamina A como los beta-carotenos son aliados fundamentales de los pacientes con Crohn.
  • Vitamina K: La absorción de esta vitamina se ve afectada en individuos que tratan su enfermedad con colestiramina. Es vital para la coagulación y contribuye a sanar las úlceras gastrointestinales.
  • Complejo B: Se ha demostrado una deficiencia de vitamina B en la enfermedad de Crohn, especialmente vitamina B12 y ácido fólico. La absorción de ácido fólico es deficiente en individuos que reciben salazopirina como tratamiento médico.

*Dieta Elemental

Poniendo en práctica los objetivos de la terapia nutricional, podemos planificar una dieta elemental que pueden seguir los pacientes con enfermedad de Crohn.(15,16,17)

Esta estrategia dietética puede servir de base para agregar cualquier otro factor de acuerdo a las necesidades y metas del paciente.

La dieta de la enfermedad de Crohn diferencia dos estadios o etapas de la enfermedad: el brote sintomático y los períodos de remisión o asintomáticos.

En brotes sintomáticos

Durante un brote sintomático, la estrategia va dirigida a aumentar las calorías para compensar la pérdida de energía por parte del sistema gastrointestinal y disminuir el consumo de grasas, que aumentarían los episodios diarreicos.

De igual forma, se debe mantener una hidratación adecuada, priorizar alimentos de digestión fácil y disminuir el contenido de fibra insoluble de la dieta.

La dieta durante un brote sintomático debe estar dirigida a evitar a toda costa la diarrea y las alergias alimentarias.

Por ello, es recomendable eliminar todo vestigio de gluten y lactosa de la dieta y eliminar la piel de la fruta y los cereales integrales por su alto contenido en fibra insoluble.

Por otro lado, la fibra soluble (la que se encuentra en la manzana, por ejemplo) se debe consumir con moderación y el máximo de grasa a consumir debe limitarse a una cucharada de aceite de oliva diaria.

El uso de probióticos durante los brotes sintomáticos es una necesidad absoluta.

Los podemos encontrar en el yogurt y en los suplementos probióticos. Estos últimos se recomiendan por la variedad de cepas que ofrecen de forma rápida y conveniente.

Las comidas durante la enfermedad sintomática deben ser moderadas, y se ha recomendado un mayor número de comidas con menos cantidad y a intervalos regulares.

Se recomiendan alimentos como las patatas, el pescado blanco, el arroz blanco y una hidratación regular.

Por otra parte, se eliminan de la dieta las carnes rojas, los productos lácteos sin descremar, y todo cuanto contenga proteína de origen animal.

En período de remisión

Cuando el paciente no está en etapa sintomática, la dieta deja de ser tan estricta y se permiten algunos alimentos que no son recomendables durante el período sintomático.

Sin embargo, sigue habiendo restricciones, especialmente para evitar síntomas incómodos y para prevenir recaídas.

Por ejemplo, no se recomienda comer coliflor ni ningún alimento relacionado a las coles, así como bebidas con gas y exceso de fibra dietética ya que aumenta la producción de gases a nivel gastrointestinal.

Por otro lado, también se deben evitar los alimentos con edulcorantes, ya que en muchos pacientes pueden desencadenar episodios de diarrea.

La dieta durante el período de remisión depende de cada paciente, sus intolerancias o alergias alimentarias, sus necesidades nutricionales, entre otras cosas.

En líneas generales, se recomienda consumir carnes blancas en vez de carnes rojas, alimentos ricos en omega 3, vitamina A y betacarotenos.

Se recomienda utilizar aceite de oliva, aguacate, y productos probióticos.

*Dieta Antiiflamatoria

No existe una única dieta para todo paciente con enfermedad de Crohn.

Al ser una enfermedad tan variable, también los pacientes se benefician cada uno de una dieta diferente.

Por ejemplo, la dieta de carbohidratos específicos ayuda a escoger los carbohidratos y evitar fibra insoluble, carbohidratos complejos y comidas procesadas (15,16).

También se utiliza la dieta de exclusión, que elimina componentes de la dieta que pueden alterar la flora intestinal y la barrera intestinal y recomienda algunos tipos de fibra en ciertas concentraciones (17).

Por otro lado, muchos pacientes se han beneficiado de una dieta Mediterránea y de la dieta antiinflamatoria para controlar sus síntomas y prevenir recaídas.

De igual manera, puede servir para reducir el riesgo de padecerla.

El principal componente que busca mediante la dieta Mediterránea es el potencial antiinflamatorio de los alimentos que la componen.

Recientemente, un grupo de investigadores utilizó un enfoque inspirado en la dieta Mediterránea, pero adaptado a los pacientes con enfermedad de Crohn, el estadio de la enfermedad de cada uno y las recomendaciones dietéticas generales que hemos expuesto arriba.

Tras 6 semanas de esta dieta Mediterránea modificada, se redujeron de manera significativa los marcadores de inflamación e incluso la transcripción genética de algunas sustancias pro-inflamatorias (18).

En conclusión, toda dieta con componentes antiinflamatorios que aumente el consumo de omega 3, carnes blancas y frutas con potencial antiinflamatorio tiene una buena aplicación en la enfermedad de Crohn siempre y cuando se ajusten los parámetros dietéticos al estadio de la enfermedad y las necesidades nutricionales especiales del paciente.

Suplementación Recomendada

Hemos descrito en secciones anteriores algunas de las deficiencias nutricionales más importantes en la enfermedad de Crohn.

Lo ideal en esta entidad es realizar revisiones regulares del estado de salud del paciente junto a una buena estrategia dietética destinada a solventar estos problemas.

En muchos casos, sobre todo en brotes sintomáticos, a pesar de tener una alimentación adecuada se hará necesario suplementar algunos nutrientes esenciales para corregir alguna deficiencia de forma rápida, para solventar algún síntoma en específico, o para disminuir el estado inflamatorio en general.

Los suplementos más comúnmente utilizados en la enfermedad son los probióticos, los cuales modulan la flora intestinal y ayudan a evitar microorganismos asociados a pérdida de la permeabilidad del epitelio intestinal.

También suelen utilizarse con mucha frecuencia los suplementos con omega 3, los cuales poseen un efecto antiinflamatorio importante y pueden ayudar al organismo a modular la respuesta inmune.

Dependiendo de la deficiencia en particular, pueden también utilizarse suplementos para contrarrestar la anemia (hierro, complejo B), para potenciar el sistema inmune (Vitamina A, beta-carotenos, zinc), o para corregir alguna deficiencia en particular (Vitamina D, calcio, magnesio, entre otros).

Flecha Cómo controlar la enfermedad de Crohn (biomarcardores)

Por muchos años, se consideraba que la enfermedad de Crohn era tan desconocida que de poco servían los exámenes de laboratorio.(19)

Sin embargo, recientemente se han descubierto ciertos marcadores que permiten distinguir con claridad a la enfermedad de Crohn con otras patologías gastrointestinales, así como medir la progresión de la enfermedad y el estado inflamatorio intestinal.

Adicional a estos estudios, también cobran utilidad los biomarcadores que nos ayudarán a detectar las deficiencias nutricionales y las complicaciones asociadas a esta enfermedad.

Es por ello que, si nos han diagnosticado y queremos mantenernos atentos a la progresión de la enfermedad, conviene revisar con cierta regularidad los siguientes biomarcadores:

– Proteína C Reactiva (20): Es un marcador inflamatorio muy confiable que se ha estudiado en relación con la enfermedad de Crohn y puede predecir y diagnosticar el estado de la enfermedad. Sin embargo, es un marcador poco específico y puede señalar un proceso inflamatorio en cualquier parte del organismo, por lo que se debe interpretar con cuidado.

Los valores normales de PCR es de hasta 0,3 mg/dL cuando no existe ningún tipo de inflamación sistémica. Sin embargo, podemos llegar hasta niveles de 1 mg/dL en condiciones normales, y un paciente con enfermedad de Crohn puede alcanzar hasta 5 mg/dL cuando hay un proceso inflamatorio leve.

Durante los brotes o complicaciones, las concentraciones pueden llegar a 15 o 20 mg/dL, y entre mayor es el valor más será la probabilidad de que se presenten complicaciones, como perforación intestinal o abscesos.

– Velocidad de sedimentación globular: Se utiliza como marcador inflamatorio, aunque no es su única utilidad. Tampoco es específico para la enfermedad de Crohn, y puede mantenerse elevado durante varios días después de que el proceso inflamatorio se resuelve. Por ello es necesaria la interpretación de un profesional y su correlación con los síntomas del paciente y los valores de proteína C reactiva.

Sus valores normales son hasta 15mm/h en hombres y hasta 20mm/h en mujeres.

Puede verse afectada por la anemia, los procesos inflamatorios, y patologías diferentes a la enfermedad de Crohn, como el cáncer y algunas otras alteraciones de la sangre.

Incluso puede elevarse en situaciones fisiológicas como la menstruación o el embarazo.

– Hemograma completo: En el hemograma completo podemos ver varios parámetros útiles para los pacientes con Crohn.

Se puede observar la cuenta de células blancas y fórmula, que nos da una idea de cómo está trabajando el sistema inmune en el momento de la toma de muestra.

Podemos ver los valores de hemoglobina, así como otros valores asociados que un médico puede interpretar para detectar la anemia, determinar el tipo de anemia y cómo solucionarla.

Con el hemograma completo, el médico es capaz de identificar infecciones asociadas, puede monitorear el efecto de los medicamentos para la enfermedad de Crohn, y podrá realizar ajustes al tratamiento de acuerdo a los hallazgos.

– Hierro, Vitamina B12, ácido fólico: En muchos casos, será necesario realizar de forma periódica una medida de los niveles de hierro, vitamina B12 y ácido fólico para detectar deficiencias y dirigir la terapia dietética.

No siempre es necesario pues en la mayoría de los casos basta con observar el hemograma completo y comparar los valores de hemoglobina con el volumen corpuscular medio (para detectar deficiencias de vitamina B12), o la hemoglobina corpuscular media (para detectar déficit de hierro).

– Test Omega 3 y 6: Muchos pacientes con Crohn sufren de valores muy bajos de Omega 3. Sea por una dieta insuficiente o una absorción reducida, una reducción en su concentración puede causar un estado inflamatorio que agrava los síntomas de la enfermedad de Crohn o puede causar una reactivación de la enfermedad.

Es por ello útil realizar una medición de los niveles de Omega 3 y Omega 6 a través de un examen confiable para determinar si necesitas aumentar este nutriente en tu dieta. A diferencia de los ácidos grasos Omega 3, los Omega 6 tienen mayor potencial inflamatorio, y es utilizado por las células inmunes para crear citoquinas más activas.

Mantenerte atento a la relación entre Omega 3 y Omega 6 y el ratio AA/EPA te ayudará a controlar la inflamación sistémica.

Es por eso que hemos puesto a tu disposición una medición no invasiva de tus ácidos grasos Omega 3 y Omega 6 en un formato completo que incluye relación de estos dos nutrientes y ratio AA/EPA, todo lo que necesitas para mantenerte atento a tu riesgo inflamatorio.

Flecha Protocolo vibefarma para combatir la enfermedad de Crohn

Como hemos visto a lo largo de esta guía, controlar y tratarla suele ser una tarea compleja.

No todos los pacientes despliegan los mismos síntomas ni desarrollan las mismas complicaciones.

Se debe realizar una valoración previa, una revisión continua, y una terapia dietética y médica adecuada.

Sin embargo, el uso de suplementos puede servir de coadyuvante al tratamiento médico siempre y cuando se realice con moderación y se informe al médico tratante.

Es por ello que en vibefarma hemos desarrollado un protocolo especial para el tratamiento que distingue los períodos de brotes sintomáticos de los períodos de remisión.

En el siguiente protocolo recomendamos el uso de tres suplementos dietéticos que juntos proveerán lo necesario para mantener a raya los síntomas de la enfermedad de Crohn.

Dos de ellos son vitales para alterar el curso de la enfermedad, por lo cual se consideran suplementos base o los pilares de la terapéutica, mientras que el tercero dependerá del estadio de la misma.

Suplementos base

Para modificar el curso de la enfermedad es recomendable el uso continuado de Omega 3 y probioticos.

Es por ello que recomendamos el uso de los siguientes productos:

  • Omega 3 IFOS Pro: Contiene 400 mg de EPA y 200 mg de DHA, los dos subtipos de omega 3 más importantes. Son ácidos grasos esenciales presentes en el pescado, las nueces, el aguacate, y muchas otras fuentes dietéticas de grasas saludables. A diferencia de las grasas saturadas, el omega 3 tiene un gran potencial antiinflamatorio y se recomienda su uso en pacientes con enfermedad de Crohn en cualquier estadio de la enfermedad. La dosis recomendada es 2 cápsulas al día, preferiblemente a ser consumidas con los alimentos para evitar el sabor a pescado, sin embargo, durante las primeras tres semanas se recomienda una dosis de carga (2 cápsulas con el almuerzo y 2 cápsulas con la cena)..
  • Probiotic Plus: Contiene 7 cepas de probióticos diferentes, así como inulina y fibra de maíz. A diferencia de muchos otros productos, Probiotic Plus es tanto probiótico (ya que contiene cepas de bacterias saludables) como prebiótico (ya que contiene fibra soluble no digerible, destinada a nutrir las bacterias saludables del tracto gastrointestinal). Se puede tomar Probiotic Plus una vez al día con los alimentos. Informe a su médico tratante, en especial durante períodos sintomáticos, pues, aunque es libre de gluten y otros alérgenos, contiene leche y fibra de maíz soluble e insoluble.

Suplemento para la fase de remisión

Green Energy Multivit es un suplemento multivitamínico muy útil para personas con enfermedades inflamatorias.

En el caso de los pacientes con Crohn, este suplemento contiene extracto de quercetina y coenzima Q10, los cuales han demostrado efectividad para reducir el potencial inflamatorio y controlar los síntomas.

Adicionalmente, es un nutracéutico que cuenta también con vitaminas y minerales útiles para pacientes con Crohn, tales como la vitamina A, B12, E, D, ácido fólico, calcio, magnesio, zinc y selenio. Es por ello que se recomienda para pacientes asintomáticos o en períodos de remisión para evitar recaídas de la enfermedad.

La dosis recomendada son 2 cápsulas al día, preferiblemente en las mañanas con el desayuno, pero sin restricción de horarios.

Suplemento para la fase sintomática

Durante la fase sintomática recomendamos el uso de Pomegranate Liquid Multivit, el cual combina el poder antioxidante de diferentes extractos naturales para contrarrestar el efecto de los radicales libres sobre la mucosa gastrointestinal.

El principal componente de este suplemento, la granada, ha demostrado un potencial antiinflamatorio intestinal y ayuda a prevenir la ulceración del tracto gastrointestinal.

Además de los extractos naturales, este nutracéutico también cuenta con vitaminas y minerales de utilidad en pacientes con Crohn.

Además de una dosis adecuada de vitamina A, B12, E, D, ácido fólico, calcio, magnesio, zinc y selenio, también contiene vitamina K, la cual se encuentra deficiente en muchos pacientes con úlceras y perforaciones gastrointestinales y puede ayudar a acelerar el proceso de cicatrización.

La dosis recomendada es de dos cucharadas (30 ml) al día, consumidas preferiblemente en las mañanas con el desayuno, pero sin restricción de horarios.

Posología

Semana 1 Semana 2 Semana 3 Semana 4
Omega 3 IFOS Pro 0-2-2 0-2-2 0-2-2 0-1-1
Probiotic Plus  0-1-0 0-1-0 0-1-0 0-1-0
Green Energy Multivit (Trat. Remisión) 2-0-0 2-0-0 2-0-0 2-0-0
Pomegranate Liquid Multivit (Trat. Sintomático) 1-0-0 1-0-0 1-0-0 1-0-0

Al seguir el protocolo vibefarma lograrás cubrir la mayoría de las deficiencias nutricionales además de incluir un factor protector a la mucosa gastrointestinal.

Flecha A tener muy en cuenta y para acabar

Asegúrate de hablar con tu doctor de tu caso en particular con el objetivo de que esté al tanto de los suplementos que consumes actualmente y lo tome en cuenta al elaborar tu plan de tratamiento y tu terapia dietética.

Hasta aquí el post sobre la enfermedad de Crohn, le hemos dado un repaso de punto a punto, estarás conmigo que hasta hoy, no habías leído nada igual en internet; de fácil comprensión, sólido y con múltiples referencias a estudios recogidos en pubmed y con las recomendaciones estrategia nutricional y suplementación. Ahora sólo queda que te pongas en marcha.

Por cierto, si te gustó, nos ayudas mucho si puntúas el post.

**Antes de realizar tu comentario recuerda que  NO se responderán consultas de tipo médico. Lo que se ofrecerá es exclusivamente una orientación a dudas relacionadas con la entrada publicada.

2 comentarios de “Qué es la Enfermedad de Crohn: Causas, síntomas y cómo tratarla de manera natural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del fichero: VIBE NUTRACEUTICALS, SL . Finalidad: Poder realizar comentarios. Legitimación: consentimiento. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad