licopeno luteina contra cancer

Licopeno y luteína aliados en la lucha contra el cáncer

Es de conocimiento general que la vitamina A es excelente para mejorar la visión, pero pocos conocen a los carotenoides. Son sustancias parecidas a la vitamina A, pero con funciones muy variadas. Dos de ellas son el licopeno y la luteína, y en el siguiente artículo verás los sorprendentes avances científicos y los mecanismos moleculares que han hecho a estos dos carotenoides potentes aliados contra el cáncer.

En cierto momento de nuestra historia, nuestra dieta cambió por completo.

La industrialización, al parecer, lo hizo todo más fácil y conveniente. Comida rápida, lácteos y carne en abundancia, alimentos precocinados, enlatados y la tecnología del microondas.

Sin embargo, mientras estos avances se hacían más patentes, aumentaba vertiginosamente el riesgo cardiovascular y los índices de cáncer en la población.

De igual forma, se hizo muy marcado el contraste, y los investigadores se dieron cuenta de que quienes llevaban una dieta rica en alimentos vegetales y frutas frescas tenían menor incidencia de cáncer.

Desde entonces, los productos naturales han recibido mayor atención en la investigación clínica. Se comenzaron a utilizar como prototipo para la creación de medicamentos, y muchas plantas medicinales comenzaron a aparecer, demostrando poco a poco su utilidad en el tratamiento del cáncer.

De hecho, según un estudio, más de la mitad de los medicamentos anti cancerígenos más potentes tienen como origen una planta o una molécula de origen natural. (1)

Dos de esas moléculas naturales, aún estudiadas por la ciencia, son el licopeno y la luteína, dos carotenoides familiares de la vitamina A con potente actividad anti cancerígena.

Licopeno, el carotenoide rojo

El licopeno es el carotenoide rojo, el que se encuentra en abundantes cantidades en el tomate y le da su color.

Según varias investigaciones, el tomate y los productos que se originan de él son efectivos para combatir el cáncer de estómago, colorrectal y esofágico. (2)

También es efectivo contra el cáncer fuera del tracto gastrointestinal, como el cáncer de mamas, próstata, de pulmón y de ovario.

El licopeno es un carotenoide, una sustancia con estructura similar a la vitamina A, pero ni es lo mismo ni se convierte en ella dentro del cuerpo.

Por el contrario, el licopeno tiene una actividad anticancerígena distinta a la vitamina A, y uno de los mecanismos que utiliza es inducir la apoptosis o muerte celular programada.

Cuando una célula se sale de los parámetros normales, su mecanismo interno está diseñado para captar la anormalidad y desencadenar una serie de procesos que causan muerte celular.

En el cáncer, este mecanismo no funciona con normalidad y la célula sigue viva a pesar de sus múltiples alteraciones.

En diferentes líneas celulares se ha descubierto que el licopeno induce la apoptosis en los tumores en crecimiento, logrando prevenir y controlar distintos tipos de cáncer. (3)

Sin embargo, el licopeno también actúa contra el cáncer valiéndose de otros mecanismos: (4)

Modula la expresión de proteínas que regulan el ciclo celular: En el cáncer, las células pierden el control y su ciclo celular está alterado y acelerado. Al regular el ciclo celular, el licopeno reduce el riesgo de cáncer y puede controlar el crecimiento tumoral.

Disminuye el daño oxidativo al ADN: El licopeno es un potente antioxidante también. Neutraliza los radicales libres que pueden causar alteraciones en el ADN y crear células mutantes cancerígenas.

Regula el proceso inflamatorio: Se ha determinado que el licopeno también regula la función de una enzima llamada lipooxigenasa-5, la cual genera mediadores inflamatorios de los que se vale el cáncer para crecer.

Al inhibir a la lipooxigenasa-5, el licopeno disminuye el flujo sanguíneo y los nutrientes que reciben las células tumorales.

Luteína, el carotenoide amarillo

Al igual que el licopeno, la luteína es un carotenoide que brinda cierta coloración a algunos alimentos, en este caso el color amarillo intenso característico de la yema de huevo.

Al igual que el licopeno, la luteína tiene un amplio potencial antioxidante capaz de proteger el ADN de la célula y evitar la formación de células tumorales.

Con razón, estudios han demostrado que la luteína reduce considerablemente los marcadores de proliferación tumoral en modelos animales de carcinoma hepatocelular. (5)

A lo largo de los años, diferentes líneas de investigación han propuesto varios mecanismos por los cuales la luteína actúa como agente anticancerígeno:

Promueve la detoxificación: Se ha postulado que la luteína ayuda a prevenir que los carcinógenos se activen en el hígado y comiencen a causar alteraciones celulares. En vez de eso, la luteína es capaz de aumentar la actividad de las enzimas de fase II, las cuales se encargan de inactivar las sustancias carcinógenas para eliminarlas de forma más rápida. (6)

Induce la apoptosis: Al igual que el licopeno, uno de los mecanismos que se han propuesto para la acción anticancerígena de la luteína es la inducción de la apoptosis.

Al incrementar la expresión de ciertos genes, la luteína es capaz de inducir muerte programada en líneas celulares cancerígenas. (7)

Reduce la angiogénesis: Un paso importante para el crecimiento de los tumores es la angiogénesis, o formación de nuevos vasos sanguíneos.

Sin ellos, el tumor no podría seguir creciendo pues sus células no podrían aprovecharse de ninguna fuente de nutrientes.

Por ello el tumor crea nuevos vasos sanguíneos mientras crece, o de lo contrario se quedaría del mismo tamaño por falta de nutrientes. Se ha encontrado en modelos animales que la luteína disminuye la formación de nuevos vasos sanguíneos en el cáncer, limitando su crecimiento. (8)

Licopeno y luteína, aliados contra el cáncer

El licopeno y la luteína no son solamente dos carotenoides con coloraciones distintas, sino también con mecanismos anticancerígenos ligeramente diferentes.

Mientras que el licopeno modula el ciclo celular, la luteína promueve la eliminación de sustancias carcinógenas, y ambas moléculas inducen la apoptosis y reducen el riego sanguíneo del tumor por varios mecanismos.

Junto a las astaxantina, la luteína y el licopeno son los tres carotenoides no precursores de vitamina A, los tres con potente actividad antioxidante y activos en la prevención del cáncer.

Ante la evidencia, distintos estudios han concluido que una dieta rica en carotenoides puede tener un efecto protector determinante ante diferentes tipos de cáncer. (9)

Sin embargo, ¿qué podrías hacer si se te hace difícil obtener tu dosis diaria de licopeno y luteína?

Si bien la alimentación es esencial, Pomegranate Liquid Multivit es una opción conveniente para alcanzar las concentraciones de licopeno y luteína necesarias para activar su potencial anticancerígeno.

En una sola toma al día de Pomegranate Liquid Multivit tendrás además un complemento nutricional que te preparará para los retos del día mientras disminuye tu riesgo de padecer enfermedades crónicas como el cáncer

39.00 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *