Vitaminas a partir de los 40

Los 9 Antioxidantes y Polifenoles que debes tomar a partir de los 40

Nutrientes como la Coenzima Q10, el Selenio, el Ginkgo Biloba, el Té Verde, la Quercetina y hasta 4 más se convierten en grandes aliados en la lucha contra el envejecimiento.

En los últimos años los expertos en diversas áreas de la medicina han estudiado la importancia de los antioxidantes y polifenoles para la salud en general.

Aunque de entrada esto puede sonar como un eslogan publicitario o un truco para vender nuevos productos farmacéuticos, muchos estudios avalan la importancia de estos micronutrientes en el correcto funcionamiento de la mayoría de los sistemas del cuerpo humano como se explicará a continuación.

La importancia de los antioxidantes radica en que ellos son capaces de neutralizar la acción de los radicales libres y, en consecuencia, disminuir el daño celular que ocurre durante el envejecimiento.

Esto es fácil de entender sabiendo que los radicales libres crean enlaces con los electrones de otras células, lo que significa que alteran la estructura de dicha célula y, por lo tanto, esta última no funcionará adecuadamente. (1)   

De igual forma, las células afectadas por los radicales libres intentarán reparar el daño tomando el electrón que perdieron de alguna célula vecina, lo que genera una reacción en cadena de daño celular conocido como estrés oxidativo. (2)

Es importante destacar que muchos estudios recientes han demostrado que el estrés oxidativo empeora de forma progresiva el funcionamiento de las células, lo que inevitablemente las lleva a la muerte.

De igual forma, la asociación entre el estrés oxidativo y numerosas enfermedades crónicas ha podido ser demostrada en diversos estudios, lo que comprueba la importancia del consumo de antioxidantes. (3)

La importancia de los antioxidantes

Entre los antioxidantes que han demostrado aportar beneficios cuando se incrementa su consumo a partir de los 40 años, se pueden incluir los siguientes:

1. Coenzima Q10 o Ubiquinol: Es un antioxidante producido naturalmente por el organismo y soluble en lípidos, lo que facilita su acción en las membranas celulares. La coenzima Q10 además tiene la capacidad de transformar los alimentos en energía (metabolismo energético), mejorando así el funcionamiento celular y el estado de ánimo de la persona que lo consume.

Su versión reducida, llamada CoQ10 o ubiquinona, tiene el mismo efecto antioxidante, por lo que se pueden encontrar suplementos comercializados con cualquiera de las dos presentaciones. (4)

2. Selenio: El selenio es definido como un oligoelemento encontrado en la tierra y algunos alimentos con potente actividad antioxidante. Sin embargo, además de ayudar a prevenir el daño causado por los radicales libres y, en consecuencia, algunas enfermedades crónicas, tiene importante actividad antiinflamatoria, antiviral e incluso anticancerígena. (5)

Las cantidades de selenio en el organismo deben ser las adecuadas, ya que la falta de éste se asocia a problemas del sistema inmunológico y su exceso se asocia al desarrollo de Diabetes.

3. Gingko Biloba: Éste es un árbol muy conocido y utilizado en la medicina tradicional China. Una de sus principales recomendaciones es como antioxidante para combatir el envejecimiento prematuro, pero además se ha demostrado que ayuda a reducir el riesgo de desarrollar cáncer y tumores, enfermedades neurodegenerativas e incluso mejora la energía vital y la memoria.

El Gingko Biloba es además considerado un potente relajante, por lo que ayuda a combatir el insomnio y descansar mejor por las noches. (6)

4. Té Verde: Este tipo de té ha demostrado tener muchos beneficios para la salud y la apariencia, ya que a través de los años uno de sus usos más populares ha sido facilitar la pérdida de peso. Esto se debe a que el té verde favorece la quema de calorías.  

Sin embargo, diversos estudios han demostrado su eficacia para disminuir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, especialmente el de vejiga, esófago, ovarios y páncreas. Los expertos aseguran que esto se debe a que el té verde tiene propiedades antioxidantes y, por lo tanto, ayuda a disminuir el daño celular. (7) (8)

5. Quercetina: Los expertos definen la quercetina como un antioxidante flavonoide encontrado en diversos vegetales, lo que significa que ayuda a prevenir en gran medida el daño producido por el proceso de estrés oxidativo.

También señalan que la quercitina tiene además propiedades analgésicas, antiagregantes, vasodilatadoras, antiartríticas, antibacterianas, antiinflamatorias y antiespasmódicas, pero además puede ayudar en la prevención y el control de la hipertensión arterial, Diabetes mellitus, asma e incluso brotes por el virus del herpes. (9)

6. Cardo mariano: También llamado cardo de leche, es una planta espinosa muy popular en diversas culturas por sus poderes curativos, especialmente en enfermedades del hígado (como hepatitis, cirrosis e incluso cambios inducidos por el alcoholismo).

Además, es un potente antioxidante, anticancerígeno y ayuda a reducir los niveles de colesterol y el exceso de hierro en el organismo. (10)

7. Ácido alfa-lipoico (ALA): Es definido como un ácido graso presente de forma natural en todas las células del cuerpo humano. Es indispensable en el organismo porque favorece la actividad de las mitocondrias, especialmente en el proceso de obtener energía a través de la glucosa (metabolismo energético).

De igual forma, su participación en la disminución del estrés oxidativo ha sido ampliamente estudiada y demostrada por los expertos, lo que además favorece la disminución de la inflamación y frena o enlentece el ritmo natural de envejecimiento. (11)

Polifenoles destacados para tomar a partir de los 40.

Aunque hasta ahora, los antioxidantes han sido más estudiados que los polifenoles, estudios recientes han demostrado que estos micronutrientes cumplen diversas actividades importantes para el cuerpo humano, incluyendo la función antioxidante, por lo que en este sentido funcionan exactamente igual que los antioxidantes típicos, cuyo mecanismo de acción fue explicado anteriormente.  (3) (8)

Entre los polifenoles más recomendados para tomar a partir de los 40 años, se pueden incluir:

1. Extracto de semilla de uva: El contenido de las semillas de uva contiene importantes vitaminas (como las A, B, C, K, D y E), ácidos grasos (incluyendo el omega 3), hierro, entre otros. Sin embargo, uno de sus principales beneficios es que aporta una gran cantidad de antioxidantes, lo que protege al cuerpo de los defectos indeseables de los radicales libres y, por lo tanto, protege del daño causado por el estrés, la contaminación ambiental e incluso el tabaco.

2. Cúrcuma: La cúrcuma es una especia ampliamente utilizada en las cocinas india y asiática desde hace muchos años por su agradable y potente sabor y por sus innumerables beneficios para la salud. Es además un potente digestivo, ya que combate la acidez estomacal y ayuda a liberar los gases.

Sus propiedades antioxidantes se deben a que contiene grandes cantidades de curcumina, un potente polifenol que evita el daño celular por los radicales libres. De igual forma, la cúrcuma contiene altos índices de hierro, potasio, sodio, magnesio y zinc.   

La fórmula de nuestro Green Energy Multivit  incluye cada uno de estos micronutrientes y vitaminas en las cantidades recomendadas para permitir el correcto funcionamiento del cuerpo humano.

De hecho, muchos de estos componentes se encuentran de forma natural en el cuerpo humano a los 20 años, sin embargo, a partir de los 40 sus niveles pueden disminuir considerablemente, por lo que los expertos recomiendan tomar este suplemento a partir de esta edad.

39.00 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *