Vitaminas a partir de los 40 años

Las 5 Vitaminas Esenciales que necesitas después de los 40

Betacaroteno, el grupo de Vitaminas B, la Vitamina C, la E y la D han demostrado efectos beneficiosos para la salud en mayores de 40 años.

Es bien sabido por todos que las vitaminas tienen un papel muy importante en el correcto funcionamiento del cuerpo humano.

De hecho, muchas de estos micronutrientes orgánicos son considerados esenciales para su correcto funcionamiento, lo que significa que son completamente necesarios y que su déficit puede tener graves consecuencias en la salud. (1)

En la mayoría de los casos, una buena alimentación es suficiente para suplir las necesidades de estas vitaminas, y algunas de ellas son sintetizadas por el propio organismo (como la vitamina A, B, D y K); sin embargo, en algunas personas y, a partir de cierta edad, es necesario tomar suplementos vitamínicos para asegurar un aporte adecuado de vitaminas esenciales y, en consecuencia, el correcto funcionamiento de todos los órganos y sistemas del cuerpo.

Los expertos aseguran que desde antes de la tercera edad es necesario mantener un estado nutricional adecuado para garantizar un funcionamiento adecuado del cuerpo, lo que ayuda a aumentar la longevidad y mejorar de forma importante la calidad de vida. (2) (3)

Vitaminas imprescindibles en mayores de 40 años

Entre las vitaminas que han demostrado aportar beneficios cuando se incrementa su consumo a partir de los 40 años, se pueden incluir los siguientes:

  • Vitamina A y Betacaroteno: Es una vitamina liposoluble que se encuentra de forma natural en alimentos como huevos, leche, carne (ternera, pollo y vacuno) y zanahoria. Esta vitamina tiene funciones muy importantes para la visión, el sistema inmune y la reproducción. (3). 

De igual forma, el déficit de vitamina A puede causar xeroftalmia (incapacidad de ver con poca luz) y degeneración macular asociada a la edad (pérdida de visión frontal en adultos mayores).

Numerosos estudios han demostrado que personas con niveles adecuados de vitamina A tienen menor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer (incluyendo pulmón y próstata). (4)

  • Vitamina B: El complejo vitamínico B está compuesto por 8 vitaminas que se relacionan estrechamente con el metabolismo celular. Es por ello que muchos investigadores han llevado a cabo estudios que demuestran que el déficit de vitamina B se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, disfunción cognitiva, demencia, depresión y neoplasias (5). De hecho, se ha demostrado una fuerte asociación entre la demencia reversible y la vitamina B12. (6)

De igual forma es importante acotar que la vitamina B es un potente antioxidante, lo que protege frente al estrés oxidativo y el daño celular causado por los radicales libres. (6)

  • Vitamina C: También conocida como ácido ascórbico, es una vitamina hidrosoluble que se encuentra en muchos alimentos como los cítricos (naranja, mandarina, limón, kiwi, pomelos y pomelos), el tomate y la lechuga. Entre sus funciones principales destacan los efectos antioxidantes, la formación de colágeno (que facilita la cicatrización de heridas) y facilita la absorción de hierro. (7)

El déficit de vitamina C además de facilitar el envejecimiento y daño celular por acumulación excesiva de radicales libres, puede producir una enfermedad denominada escorbuto.

Esta enfermedad consiste en cansancio, inflamación de encías, aparición de pequeñas manchas rojas o color violeta en la piel, dolor articular, dificultad en la cicatrización de heridas y vello en forma de “sacacorchos”.

Casos graves de escorbuto además pueden presentar depresión, anemia, sangrado de encías y pérdida de los dientes.

Estudios recientes han demostrado que tener cantidades adecuadas de vitamina C reduce el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, mama y colon, enfermedades cardiovasculares e incluso de sufrir episodios frecuentes de resfriado común. (7)

Es importante acotar que cantidades excesivas de esta vitamina también pueden causar ciertas molestias y problemas de la salud, por lo que siempre es importante consumir cantidades adecuadas de la misma.

  • Vitamina D: Esta vitamina puede ser sintetizada por el cuerpo humano ante la exposición al sol u obtenerse de alimentos como el pescado (especialmente sardina, salmón y atún), mariscos, la leche y sus derivados y los huevos. (3)

Una de las principales funciones de esta vitamina es que facilita la absorción del calcio, por lo que interviene en el mantenimiento de los huesos y los dientes.

Muchos estudios demuestran que, aunque se consuman grandes cantidades de calcio, si no se tienen cantidades suficientes de vitamina D, este mineral no será absorbido apropiadamente, por lo que se pierde masa ósea y se incrementa el riesgo de osteoporosis (8).

Algunos expertos también aseguran que niveles bajos de vitamina D incrementan el riesgo de sufrir obesidad.

  • Vitamina E: Es un micronutriente liposoluble presente en una gran cantidad de alimentos como las judías secas, frutos secos (como nueces, cacahuetes, avellanas y almendras), cereales (especialmente aceites de germen de trigo, girasol y cártamo) y pescados con potente actividad antioxidante, por lo que protege a las células del daño causado por los radicales libres, conocido como estrés oxidativo.

También tiene funciones importantes en la activación del sistema inmunitario frente a bacterias y virus, es anticoagulante y participa en la comunicación entre células del cuerpo humano. De igual forma, produce pérdida de la sensibilidad en los brazos y las piernas, debilidad muscular y problemas de visión. (9)

Estudios demuestran que tener niveles adecuados de vitamina E previene enfermedades cardiovasculares, prevenir el cáncer (especialmente de colon y mama), mejora los síntomas de degeneración macular relacionada a la edad, pérdida de visión frontal y cataratas. (9)

Hay que tener en cuenta que, para potenciar el efecto de estas vitaminas, se debe asociar el consumo de ciertos minerales como el calcio, hierro, manganeso, zinc, cobre, entre otros, los cuales pueden ser obtenidos de los alimentos o de suplementos combinados.

La fórmula de Green Energy Multivit de vibe incluye cada una de estas vitaminas en las cantidades diarias que han demostrado ser necesarias, lo cual facilita el correcto funcionamiento del cuerpo humano, especialmente en personas mayores de 40 años, ya que su capacidad para absorber y almacenar ciertas vitaminas puede disminuir considerablemente.

Esto explica porque los expertos afirman que tomar este suplemento diariamente ayuda a mejorar la calidad de vida de los adultos y la salud en general.

¿ Quieres conocer nuestro producto? Contiene estos y otros antioxidantes clave a partir de los 40.

39.00 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *